77 F
Redwood City
lunes, agosto 2, 2021

Abuelitas enojadas enseñan que la dignidad no tiene edad

Anna Lee Mraz Bartra. Península 360 Press – Alianza News

A las 3 de la tarde la temperatura alcanzaba ya los 33 grados centígrados (91º F) cuando, a pesar de las altas temperaturas, las activistas ancianas salieron a luchar por la ​​justicia social a unas semanas de las elecciones Estatales y Federales en San Mateo, California.

Manuel Ortiz

Raging Grannies Action League (Liga de acción de las abuelitas enojadas) es una organización mujeres de entre sesenta a noventa años de edad que desde hace décadas protestan a favor de la paz mundial, valores feministas, así como justicia social e igualdad de derechos para todos y todas.

La organización de la protesta implicó los cuidados necesarios durante la pandemia, como marcas con gis en el suelo para indicar la debida distancia social. Hacer dichas marcas, relata la abuelita enojada Ruth Robertson, son toda una hazaña a esas edades por la artritis y otras dolencias que aquejan a más de una.

Sara Haller (derecha) con su mamá de 93 años. Foto: Manuel Ortiz

La protesta fue organizada por este grupo, pero a la convocatoria acudieron muchas más personas ni tan viejas, ni tan abuelas, pero llegaron a apoyar el día de hoy porque como dijo Sara Haller “creo en la justicia social, quiero que las cosas en el país cambien y, aunque hace calor y tengo 61 años, creo que a menos de que todos y todas hagamos algo, nada cambiará. Vine con mi mamá que tiene 93 años y esta es su primera protesta en la vida.” 

Manuel Ortiz

La organización Abuelitas enojadas manifestó con carteles y gritos, así como panfletos y voceros que las mujeres, junto con las minorías racializadas, son los grupos que se han visto más extraordinariamente afectados por la pandemia; que Trump ha envalentonado a los grupos de milicias de derecha para interrumpir el proceso de votación. Las fuerzas de extrema derecha pusieron en peligro nuestra salud pública con desinformación y con armas; y que hemos sufrido esta temporada de crisis con más crisis: crisis de salud pública, de nacionalismo blanco, de cambio climático. 

“No soy abuela, pero sí estoy muy enojada” afirma Haller. Estas mujeres han tenido suficiente y ahora se levantan para cambiar el futuro y dan la bienvenida a todas las que comparten esta visión.

La protesta de hoy fue aplaudida, o mejor dicho claxonada, a favor por carros que pasaban. Además de promover el voto con múltiples carteles, también unieron fuerzas con otras organizaciones como “Indivisible”, “Mi Gente” para próximas protestas que pudieran venir pasadas las elecciones, y sobretodo si “Trump decide hacer uno de sus chistes” expresó Robertson. 

Manuel Ortiz

Más información sobre las abuelitas enojadas
https://www.facebook.com/Grannydom/

Related Articles

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Stay Connected

22,044FansLike
2,885FollowersFollow
18,100SubscribersSubscribe
- Advertisement -spot_img

Latest Articles

Español de México