Crecen agresiones hacia comunidad asiático-americana tras discursos de Trump sobre COVID-19

Pamela Cruz. Península 360 Press.

El número de agresiones hacia la comunidad asiático-americana en EE. UU. ha crecido súbitamente, luego de que el presidente Donald Trump ha mantenido un discurso negativo sobre China, por lo que el número de incidentes llegó a más de 2 mil 700 en los últimos seis meses, cuando en años previos solamente se registraban 100 casos.

Así lo señaló Manjusha Kulkarni, directora ejecutiva del Concejo de Política y Planeación Asía-Pacífico (A3PCON, por sus siglas en inglés), quien precisó que este aumento se registró tras el discurso de odio por parte del presidente Trump tan pronto como la COVID-19 llegó a estas costas.

La también activista y abogada destacó que el discurso pasó de temas políticos y económicos a los de salud, y al culpar a dicho país de crear y ocultar el virus, ha provocado que personas asiáticas o de origen asiático tengan incidentes racistas o hasta crímenes de odio.

Durante un encuentro virtual organizado por Ethnic Media Services, titulada «El contagio del odio. El otro virus de América», la experta destacó que, de los 2 mil 700 casos reportados, la mayoría son incidentes y no crímenes de odio.

Estos incidentes, dijo, fueron reportados en 46 estados y el Distrito de Columbia, en tanto que 56% de los casos tuvieron lugar en California y Nueva York.

Asimismo, puntualizó que las mujeres de dicha comunidad experimentan 2.3 veces más estos incidentes de odio que los hombres, y 7.0% es contra personas con más de 60 años.

Kulkarni informó que 70.9% de incidentes involucraron acoso verbal, 8.8% acoso físico y 10% implicó violaciones a derechos civiles como discriminación en centros de trabajo y denegar servicios, entre otros.

Mientras que la etnia con mayor número de ataques fue la china (40.8%), seguida de la coreana (15.4%).

Los lugares en donde más se vive la discriminación son variados, sin embargo, las encuestas revelaron que el mayor número de casos (38.6%) se da en negocios como tiendas, farmacias, y restaurantes, seguido de calles y aceras públicas (21.0%), parques públicos (11.1%), Internet (10.4%), residencias privadas (9.5%), transporte público (9.2%), escuelas (3.6%) y universidades (2.0%).

La retórica en estos incidentes abarca una antipatía virulenta hacia los estadounidenses de origen chino, pues 60% involucran blasfemias y burlas verbales; en tanto que 23% de los perpetradores culpan a China y a su población como fuente de la COVID-19.

La activista precisó que existe un nacionalismo antiinmigrante, pues en 19% de las ocasiones que estos incidentes de odio se llevaron a cabo, a las víctimas asiático-americanas se les exigió que «regresen a China».

De igual manera, refirió que existe una caracterización racista pues en 18% de 789 incidentes, los perpetuándoles describieron a China y a su población como gente sucia, enferma y que mantienen hábitos de alimentación extraños.

A su vez, en 14% de los casos hubo insultos raciales con palabras sumamente insultantes para la comunidad asiático-americana, al llamarlos con palabras como “chinks” o “chinaman”.

Y es que ante la retórica de discriminación que existe en el mundo y un incremento en los grupos supremacistas, Manjusha Kulkarni consideró que esta violencia de odio en contra de la comunidad asiático-americana podría seguirse experimentando durante una década.

Por su parte, Jhonatan Yang, director ejecutivo de la organización “Asian American Advancing Justice”, destacó que el extremismo que actualmente se vive en EE. UU. en contra de asiático-americanos no es un tema nuevo, pues siempre se ha tenido que lidiar con ello, sin embargo, actualmente el discurso del presidente ha hecho que inclusive entre diversas comunidades haya enfrentamientos.

Agregó que el discurso de odio tiene consecuencias por el extremismo tan violento que existe, pues incluso se han dado amenazas de muerte para personas de la comunidad o para aquellos que los defienden.

Sin embargo, dijo, se debe empoderar no solo a este grupo étnico, sino a todos para que exista un apoyo que realmente pueda enfrentar el discurso de odio que prevalece en el país, sobre todo en estos tiempos donde se enfrenta una pandemia, situación que se une a un año electoral.

En ese sentido, invitó a formar parte de aquellos que protegen a otros más vulnerables cuando observen que están siendo víctimas de acoso, como acompañarlos a un lugar seguro o a la siguiente estación si la agresión se da en el tren o en algún transporte público.

Además, de ser posible, poner un alto verbal a aquellos que están atacando o generando un discurso de odio contra una persona, o generar algún distractor que permita que la víctima pueda alejarse del lugar donde es atacado.

«Este tipo de acciones (violencia exacerbada contra la comunidad asiático-americana) las veremos durante las próximas semanas, y aunque (Joe) Biden gane no van a desaparecer tan pronto. No podemos bajar la guardia pese a que pueda haber un cambio político en la presidencia», agregó.

Para Neil Ruiz, director asociado de migración global y demografía del Pew Research Center, señaló que, de acuerdo con un estudio realizado por dicho centro de investigación, cuatro de cada 10 estadounidenses consideran que actualmente es más común para la gente expresar puntos de vista racistas sobre personas asiáticas que antes de la COVID-19.

A ello agregó que las comunidades asiático-americanas y afroamericanas, más que cualquier otro grupo étnico, han reportado tener experiencias negativas debido a su raza desde el brote de coronavirus.

El estudio, comentó, muestra que «aproximadamente la mitad de los estadounidenses consideran que el presidente Donald Trump ha empeorado las relaciones raciales».

El ex agente del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés), Michael German, refirió que durante la actual administración ha habido una escalada en el número de organizaciones de supremacistas, sin embargo, no existen números al respecto porque no se han realizado investigaciones al respecto.

Sin embargo, dijo, miembros de estos grupos supremacistas se han infiltrado en departamentos de policía de diversos estados, y hoy sirven como oficiales, «por esa situación es que muchos no confían en las autoridades».

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mantente conectado

951FansLike
1,652FollowersFollow
243FollowersFollow
138SubscribersSubscribe

Últimos artículos

Español de México