9.7 C
Redwood City
viernes, febrero 23, 2024
spot_img

Guatemala: Del narco feudalismo a la democracia burguesa

Decía René Poitevin Dardón en sus clases en la Escuela de Historia de la Universidad de San Carlos a fines de los años setenta, que en 1944 Guatemala llegó tarde a su cita con la democracia burguesa y cuando ésta apenas empezaba vino la intervención estadounidense en 1954 a cortar de tajo las aspiraciones del nacionalismo revolucionario.  

La intervención reblanqueó a Guatemala y la regresó al feudalismo.  

La paranoia anticomunista posterior acabó con las premisas básicas de la democracia burguesa y normalizó la praxis genocida que es clave para la modernización regresiva del Estado y la economía.  

Guatemala retoma el camino de la democracia burguesa, diría Poitevin, con la toma de posesión de Bernardo Arévalo de León y Karin Herrera Aguilar, y en ello tuvo un papel decisivo la movilización de pueblos indígenas, jóvenes y ciudadanos de todos los estratos hartos del litigio malicioso de un puñado de rufianes que, con la complacencia del sector privado, controlan buena parte de las cortes y el poder legislativo.  

El nuevo gobierno asume justo en el setenta aniversario de la “primavera democrática” lidereada por Juan José Arévalo y Jacobo Arbenz. 

Por azares de la historia, es un hijo de Juan José el nuevo presidente, Bernardo, reconocido experto en asuntos de seguridad y ejército, y diplomático de carrera cuyo triunfo electoral despertó la esperanza de que la ética retorne a la política y al servicio público en Guatemala.

No funcionó el chanchullo electoral dirigido a allanarle el camino a la presidencia a la hija del general Ríos Montt, Zury Ríos Sosa, despojando de su derecho a participar al Movimiento para la Liberación de los Pueblos, y ahora asume el mando una organización de izquierda social demócrata que ni siquiera figuraba en las encuestas.

Más del autor: Bernardo Arévalo y Claudia Sheinbaum

Ramón González Ponciano
Ramón González Ponciano
Guatemalteco-mexicano. Doctor en antropología por la Universidad de Texas en Austin y maestro en la misma disciplina por la Universidad de Stanford, en donde también ha sido Tinker Professor, investigador invitado e investigador afiliado al Centro de Estudios Latinoamericanos. Fue profesor invitado del Education Abroad Program de la Universidad de California en México y colabora como conferencista invitado en los programas de Spanish Heritage, Continuing Studies y en el departamento de enseñanza de español en Stanford.
en_US