11.6 C
Redwood City
jueves, abril 25, 2024
spot_img

El poder judicial podrido

Escucha esta nota:

 

En muchos países de América Latina pareciera que el principal freno al saneo del poder público viene de las cortes.  

El poder judicial se ha convertido en reducto de la elite y de los intereses oscuros que se beneficiaron durante las pasadas décadas de la falta de regulaciones al capital y de la operación de negocios ilícitos, incluido el tráfico de drogas y personas. 

En Estados Unidos, México y Guatemala, las cortes siguen torciendo la ley en favor de los dueños del gran dinero y en contra de los intereses de las grandes mayorías trabajadoras.  

La eliminación de los programas de acción afirmativa y las acciones contrarias a la lucha de las mujeres en Estados Unidos; la gigantesca operación de las cortes para encubrir a narco políticos y a evasores fiscales en México, y el inacabable litigio malicioso de los golpistas que en Guatemala, controlan la Corte de Constitucionalidad y el Ministerio Público recuerdan la sentencia de monseñor Oscar Arnulfo Romero: “La justicia es como la serpiente, solo muerde a los que están descalzos”.  

En México y Guatemala, las facciones más reaccionarias de la elite empresarial aliadas con poderosos intereses transnacionales tienen comprada la cúpula del poder judicial. 

Magistrados, jueces y fiscales continúan protegiendo a saqueadores del erario y bloquean la lucha ciudadana por la modernización democrática. 

Andrés Manuel López Obrador está por culminar su mandato y se espera que el triunfo electoral de Claudia Sheinbaum Pardo abra la posibilidad de limpiar a fondo el poder judicial y así se garantice la continuidad de la Cuarta Transformación, mientras que en Guatemala la cosa va más lenta y preocupante, porque la mafia criminal incrustada en el Estado, ha pasado de la intimidación, el encarcelamiento y el destierro al asesinato de jueces y fiscales probos.  

Más del autor: Cuidándose entre corruptos

Ramón González Ponciano
Ramón González Ponciano
Guatemalteco-mexicano. Doctor en antropología por la Universidad de Texas en Austin y maestro en la misma disciplina por la Universidad de Stanford, en donde también ha sido Tinker Professor, investigador invitado e investigador afiliado al Centro de Estudios Latinoamericanos. Fue profesor invitado del Education Abroad Program de la Universidad de California en México y colabora como conferencista invitado en los programas de Spanish Heritage, Continuing Studies y en el departamento de enseñanza de español en Stanford.
en_US