20.8 C
Redwood City
sábado, mayo 18, 2024
spot_img

La educación musical necesita más que dinero

Escucha esta nota: 

No es ningún secreto que los programas de educación musical de las escuelas públicas locales llevan años necesitando dinero; la mayoría de los programas lo requieren. Pero ahora, nuestros programas de arte y música cuentan con una inyección de dinero gracias a que los votantes aprobaron la Proposición 28 de California en 2022, que requiere que el estado inicie un nuevo programa continuo de apoyo a la educación artística en las escuelas públicas de California K-12. 

Sin embargo, una vez que el dinero llega al distrito escolar, depende de cada uno decidir cómo se gasta.

Tomemos como ejemplo un distrito escolar local. El distrito escolar de Belmont-Redwood Shores (BRSSD) destina 450 mil dólares a programas de arte y música, y 80 por ciento de ese dinero debe gastarse en salarios para contratar a nuevos profesores. Sin embargo, ni siquiera esta infusión de dinero garantiza un arreglo para la desigualdad que ya existe entre las escuelas.

En el distrito escolar de Belmont-Redwood Shores (BRSSD), los alumnos de las escuelas medias Nesbit y Sandpiper sólo tienen educación musical durante una sesión semanal de 45 minutos.

Ello difiere en gran medida con el robusto programa de música de la escuela intermedia más grande del distrito, la Escuela Intermedia Ralston, en la que los estudiantes reciben instrucción de calidad cuatro días a la semana además de múltiples oportunidades de conciertos y excursiones.

Sin embargo, incluso con el acceso al dinero de la Proposición 28 y los apasionados discursos de los miembros de la comunidad en la reunión de la junta directiva del mes pasado abogando por la equidad, no se asignaron fondos de la Proposición 28 a los programas de las escuelas medias más pequeñas, donde algunas de las poblaciones más diversas de estudiantes del distrito tienen un acceso inadecuado a la instrucción musical apropiada para su grado.

Los estudiantes no deberían tener que soportar un nivel de educación de menor calidad por la escuela a la que asisten, especialmente cuando los medios para proporcionar esas oportunidades son accesibles. Es responsabilidad del superintendente y del distrito escolar proporcionar a los alumnos igualdad de acceso a las oportunidades de estudiar música.

Los votantes aprobaron la Proposición 28 con buenas intenciones, pensando que todos los alumnos se beneficiarían. Sin embargo, la educación musical y artística necesita algo más que dinero.

Necesitamos prestar atención a proporcionar equidad en la educación, asegurando que todos los estudiantes y todas las poblaciones tengan acceso a la misma alta calidad de instrucción. 

La Proposición 28 es un buen comienzo, pero ahora también corresponde a los consejos escolares locales y a las comunidades prestar mucha atención a cómo se gasta este dinero y responsabilizar a los administradores de los distritos de atender a todos y cada uno de los estudiantes por igual.

Más del autor: Proposición 1: Por qué importa su voto

Isaac Braunstein
Isaac Braunstein
Es de Belmont, California, y estudia Ciencias Políticas en la UC Davis. Le apasiona adquirir nuevas perspectivas sobre cuestiones sociales. A menudo se le puede encontrar paseando en bicicleta por la ciudad o recogiendo ingredientes para su último proyecto culinario.
en_US