74.8 F
Redwood City
domingo, agosto 7, 2022

Opinión: Estereotipos, identidad y lenguaje

Escucha la columna

Anna Lee Mraz Bartra / Península 360 Press

Cuando tenía 5 años les dije a mis padres que era mitad mexicana, mitad americana y mitad catalana. Se rieron de mis terribles habilidades matemáticas (hasta la fecha) pero aceptaron la idea central de mi afirmación que es que me consideraba parte de las tres culturas. 

Mi padre es americano, creció en California en los años 50, conoció a mi madre en los 80 en los EE.UU. y se mudó con ella a la Ciudad de México donde nací 5 años después. 

Mi madre nació en México de padres catalanes que huyeron de la guerra civil en España. 

Crecí escuchando a The Eagles, Joan Manuel Serrat y algo de salsa cubana. Mi madre me cantaba canciones infantiles en catalán y la escuchaba hablar con su madre, su hermano y sus primos en este idioma. 

No tengo ni una gota de sangre mexicana en mi cuerpo. Tengo ojos azul-verdosos y pelo amarillo que heredé de mi abuelo catalán. No parezco “mexicana”, pero abro la boca y puedo recitar todo el alfabeto de las groserías en argot, canto todas las letras de las canciones de Café Tacuba y mi acento no es diferente al de cualquier otro acento de la zona sur de la Ciudad de México.

No siempre he entendido que esto venía con privilegios, privilegio de los blancos. Aunque no vengo de una familia rica y mis padres han ganado con trabajo duro cada centavo que poseen, probablemente lo han tenido más fácil que la gente que parece indígena, morena o negra.

Cada vez que me subo a un taxi en la Ciudad de México, el chofer suele preguntarme de dónde soy, le respondo con la verdad “de aquí a la vuelta de la esquina”, -“hablas con acento”-, él reacciona, me río y me pregunto qué acento puede ser al que se refiere él, la conversación termina ahí. Entiendo que la gente ve a una mujer blanca y eso no siempre coincide con su descripción de lo mexicano, así que para ellos, debe haber alguna otra explicación. Sí, me cobran más en el mercado porque lo blanco, en México, significa rico. 

Pero entiendo que ser tratado de manera diferente, también viene con conseguir un mejor trabajo y tener acceso a ciertos lugares que vienen con muchos beneficios (es decir, privilegios). Aunque no tengo muchas ventajas económicas, sé que tengo más ventajas educativas formales que los migrantes y la gente de color. Sólo puedo tratar de utilizar esas ventajas para hacerme a un lado para abrirles camino y aprender de las personas desfavorecidas, para que se nivele el campo. 

El lenguaje no es lo que me hace mexicana. Son mis recuerdos de niña en la cocina de mis padres comiendo jícama, pepino y zanahorias -a veces incluso jitomate, que aprendí de mi amiga más antigüa y una de las más cercanas- con limón, chile y sal. 

Soy estadounidense no sólo porque mi padre se esforzó por hablarme en inglés, sino porque cocinamos juntos un pavo para el día de Navidad y visitamos a menudo a amigos y familiares en los Estados Unidos. Cuando me fui a vivir a la casa de EE.UU. en la Ciudad Universitaria de París, le pregunté a mis amigos si pensaban que tenía acento cuando hablaba en inglés. Dijeron que era más un “twang” (teñido) que un acento. Más tarde ese día me reuní con todos en la cocina para cenar, abrí la puerta emocionada con la noticia y anuncié en voz alta: “¡Timothy y Julia dicen que tengo una gran “WANG” (pene)! Todo el mundo empezó a reírse, por supuesto. Luego tuvieron que explicarme qué significaba la palabra “wang” y la diferencia con “twang”. Esto se convirtió en una broma de años por venir. 

Siempre me he sentido catalana, ya que viajaba a un pequeño pueblo de las afueras de Barcelona dos veces al año para estar con mi abuela hasta su muerte y mantuve ciertas tradiciones como la caga-tiò, incluso hasta hoy. Pero entiendo que a algunos catalanes no les parezco… original, en cierto sentido. Los catalanes desprecian a los hijos y nietos de los refugiados de la Guerra Civil que se extendieron por todo el mundo cuando huyeron de España. Para empezar, nuestra lengua está desubicada. Aprendimos un idioma que estaba en boga el siglo pasado y la mayoría de nosotros se ve diferente porque nuestra otra mitad probablemente se mezcló con algún otro ADN de otra parte del mundo. Sé que este es el caso de toda mi familia. Después de pasar un tiempo en Cataluña volvía a casa y enseñaba a mis primos la pronunciación “correcta” de la letra “ll”, el otro día mi primo que vive en Australia me lo recordó cuando le pregunté qué hablaban en casa. “Mientras mi compañera habla español a nuestra hija, yo hablo catalán porque es parte de lo que somos”.

Así que entiendo los problemas de identidad. En cierto sentido, puedo entender los problemas de identidad cultural que viven algunas personas de la comunidad latina en los Estados Unidos. Que luchan por navegar entre las dos culturas, nunca encajando completamente en una u otra. Entiendo que el idioma puede ser un tema sensible para las latinas que no hablan español.

Estoy de acuerdo con la autora de “Soy hispana… pero no hablo español” Nicole Stanley: 

“Aunque el lenguaje es una parte importante de la cultura de uno, no es lo único importante. La cultura es acerca de tu familia y sus tradiciones: comida, historias, música y fe. Incluso si no conoces el idioma, puedes participar en la cultura y abrazarla. Eres parte de tu familia y de su historia, sin importar lo bueno que sea tu español”. 

Estoy completamente de acuerdo con esta afirmación porque no hablar español no te hace menos latina y parte de nuestra cultura; como tampoco lo hace mi falta de melanina. 

Pero también argumentaré que el lenguaje moldea la mente de manera que te muestra una perspectiva diferente de la vida y de las formas de verla. Esta es la razón por la que algunas palabras no son traducibles. Como saudade en portugués, por ejemplo. O wabi-sabi en japonés, incluso sakura en este mismo idioma. Palabras que, si empiezo a describir, necesitaría varios párrafos para que se entienda el significado. Diré que “agridulce” es una traducción mediocre de saudade. Que wabi-sabi es una forma de vida, y sakura no es sólo una flor, sino una metáfora de la naturaleza efímera de la vida. 

Además, aprender un idioma es mucho trabajo. Como la mayoría de las cosas que valen la pena en la vida, y suponen una experiencia fructífera y gratificante al final, como bailar o cocinar. Requiere paciencia, disciplina, interés y curiosidad. 

Cuando tenía 18 años mis padres y yo vivíamos en Río, Brasil. Cuando mis padres me vieron bailar me miraron con vergüenza, luego se señalaron con el dedo índice, pero aún no podían entender cómo diablos habían producido una niña con tan poco sentido del ritmo, cuando ambos se consideraban buenos bailarines. 

Yo misma cuestioné mi falta de ritmo, siendo una latina al final, me puse a la tarea inmediata de recuperar algunos pasos latinos. Era trabajo. Empecé con la samba, y por supuesto, me gustó tanto que luego tomé algo de Forro y Capoeira. Cuando regresé a México tomé clases de danza del vientre y añadí salsa, luego merengue, bachata. Me metí tanto en el baile que me convertí en profesora, y luego ganamos un concurso universitario. Ahora es parte de lo que soy tanto como el lenguaje y la comida. Fue trabajo duro, pero al final valió la pena. 

Mi esposo creció en México pero se mudó a los EE.UU. a los veinte años, no hablaba nada de inglés. Tomó cursos de inglés como lengua extranjera ESL y, cuando pudo comunicarse, decidió ir a un curso de acento en el la Universidad de SF. Sí, esto es algo. 

Aprendió a pronunciar mejor las palabras y eventualmente comenzó a perder su acento latino, fue entonces cuando dejó de ir. Entendió que ser latino era una parte importante de su identidad y decidió que no quería perder eso. 

Recientemente vi un video en YouTube que cuestionaba el acento de Sofia Vergara… ¿Es falso? Bueno, el video argumentaba que Sofía fue a una escuela de acento cuando se mudó a los EE.UU., pero luego logró su papel en Modern Family que lo requería, así que dejó las lecciones y pasó a exagerar, en cierto modo, su acento para el papel. Tendríamos que preguntarle, pero estoy dispuesta a apostar que ahora se ha convertido en parte de su personalidad y, pues, vende. 

Esto no me molesta en el caso de Sofía Vergara porque ella es, de hecho, una latina. Puede hablar como quiera y en el idioma que quiera, en lo que a mí respecta. Sin embargo, me preocupa el hecho de que algunas personas se montan, o tratan de montarse el tren de las minorías con el fin de obtener algo de ellas. Un ejemplo es el ahora muy conocido caso de Jessica Krug, la profesora de la Universidad de George Washington que afirmaba ser afrocaribeña del Bronx y era, de hecho, una mujer judía blanca de los suburbios de Kansas City. 

Un colega suyo dijo al Washington Post que había defendido a Krug en el pasado contra colegas sospechosos. En retrospectiva, recuerda pistas del engaño incluyendo su “obviamente inexperto baile de salsa” y su “horrible acento neoyorquino”.

Mi bisabuela, que era una mujer blanca de algún lugar de Oklahoma, declaró al amigo indio de mi padre, Robert Chakanaka, que ella era 1/8 cherokee. Robert, que sí era cherokee, se rió y dijo “sí, todo el mundo es o quiere ser parte de la cultura India ahora”. 

Puede ser una historia entrañable cuando la anciana quiere ser simpática y comprometerse con el amigo de su nieto. Pero cuando la apropiación cultural se utiliza para obtener intereses políticos personales, o incluso acusar a personas con ascendencia étnica similar de ser racistas por razones políticas o tendencias de mártir, se convierte en un problema. 

Estoy orgullosa de ser mitad catalana, mitad americana y mitad mexicana. Todas mis culturas tienen tradiciones de las que sentirse contenta y todas ellas forman parte de lo que me constituye. No sería quien soy hoy sin ellas. Entiendo los pros y los contras de todas mis culturas, los privilegios y las luchas de cada una de ellas, y lo tomo todo. 

La gente podría decirte que no eres realmente americano o no eres realmente hispano, pero no te pongas en esa caja. La gente es curiosa y las preguntas no se usan como un medio para atacarte, podrían ser sólo indagación. Acepta ser lo que seas, y trabaja para ser la mejor versión de lo que quieres ser. 

Como dije, trabaja. ¿No te gusta algo de ti mismo? Ya sea que no te hayan hablado en cierto idioma mientras crecías o que hayas perdido el ritmo en tus pasos latinos, trabaja para cambiarlo. No se trata de quién tiene la culpa, sino de quién es la responsabilidad. 

No es sólo el lenguaje lo que hace a alguien parte de una cultura. Son las diferentes perspectivas que aportan algo a la comida, música y tradiciones a tu nuevo hogar. 

A medida que nos movemos hacia un mundo más híbrido necesitamos estar abiertos a borrar viejos estereotipos sobre el lenguaje, el color y la etnia en general. Necesitamos aceptar que la diversidad es lo que realmente nos constituye, a nosotros mismos, y nos hace más fuertes como sociedad.

Anna Lee Mraz Bartra es doctora en sociología y profesora universitaria. Vive en Redwood City.

1 COMMENT

  1. Excelente reflexión. Otra palabra que no se traduce en inglés es “sobremesa”, las horas que pasamos después de la comida hablando, tomando, formando las relaciones sociales que están al centro de nuestra vida mexicana. Sobremesa has been identified as the first of “10 of the Best Words in the World (That Don’t Translate into English),” The Guardian, 27 July 2018. As the correspondents who collaborated on this article noted, “It is also a sybaritic time; a recognition that there is more to life than working long hours and that few pleasures are greater than sharing a table and then chatting nonsense for a hefty portion of what remains of the day.” Much business is carried out during Mexican sobremesas, alongside the “nonsense”. Available at: https://www.theguardian.com/world/2018/jul/27/10-of-the-best-words-in-the-world-that-dont-translate-into-english.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mantente conectado

951FansLike
1,652FollowersFollow
246FollowersFollow
138SubscribersSubscribe

Últimos artículos

Español de México