81.8 F
Redwood City
sábado, junio 22, 2024
spot_img

No se rindan compañeras, no se rindan compañeros

Imagen: Heriberto Paredes Coronel

A Juan Medina le gustaba mucho participar en la organización de la fiesta que año con año recuerda la recuperación de tierras de la comunidad de Santa María Ostula. Es una conmemoración importante, porque siendo una comunidad indígena nahua, todo siempre está en contra: el racismo, los prejuicios, los intereses del gran capital, la presencia invasora y violenta de grupos criminales, los partidos políticos, la enfermedad de la ambición y el poder, y la historia colonialista. Todo en contra.

Pero un día todo cambió y la balanza se inclinó del lado de la comunidad. Un 29 de junio de 2009, miles de personas participaron en el proceso social más relevante de las últimas décadas en la región. Y por ello a Juan le gustaba ser parte de esta fiesta, recordaba su propia participación en aquel acontecimiento al mismo tiempo que refrendaba su compromiso con la defensa del territorio.

Imagen: Juan Medina, proporcionada por su familia.

Pero este año, al cumplirse el 14 aniversario de la recuperación, Juan no estuvo presente, al menos no en persona, aunque sí en espíritu, en ejemplo y en rabia. Fue asesinado el 14 de abril de 2023 por cumplir las funciones que la comunidad le encomendó durante todo 2022 como jefe de Tenencia: guardar el orden en su comunidad.

En diciembre de 2022, poco antes de dejar su cargo como autoridad civil, realizó una detención de una persona que trató de cruzar parte del territorio de Ostula con una camioneta llena de costales llenos de marihuana. 

Actualmente, el trasiego de esta planta es ilegal en la comunidad de Ostula, por lo que Juan, apoyado por miembros de la Guardia Comunal, detuvo a esta persona ‒originaria de la vecina localidad de Salitre de Estopila‒, le tomó los datos, procedió a la confiscación de los costales y a su detención.

El asesino de Juan, creyendo que era inmune a las leyes de Ostula, emanadas de un pueblo nahua, se molestó por esta detención y prometió matarlo como venganza. Meses después, cuando Juan acompañó a su esposa a una venta de comida durante una fiesta en la misma Salitre de Estopila, un hombre le descargó un rifle de asalto AK-47. La fiesta se terminó en ese momento y las personas que atestiguaron este crimen confirmaron quién había sido el asesino. La esposa de Juan presenció su asesinato y esto le ocasionó un trauma enorme.

 

Su espíritu permanece

El pasado 29 de junio de 2023, durante el acto conmemorativo hubo algunas participaciones de distintas personas invitadas, entre ellas las autoridades actuales de Ostula, las cuales, pidieron un minuto de silencio para las 39 personas asesinadas y las 5 personas desaparecidas a raíz del conflicto agrario y la defensa del territorio. 

Imagen: Heriberto Paredes Coronel
Imagen: Heriberto Paredes Coronel

No debió pasar, pero en la lista se leyó el nombre de Juan, lo leyó uno de sus amigos más cercanos. Su hermana Socorro, una de las primeras mujeres en ocupar cargos de autoridad en la comunidad fue muy enérgica al referirse al asesinato de su hermano: «Yo y mi familia queremos justicia por la muerte de mi hermano. Hemos dado todos los elementos y levantado la denuncia correspondiente, pero el asesino sigue libre y no hay autoridad que lo persiga».

Este año ha sido nuevamente un año muy duro para Ostula, tras pasar varios años en calma, la violencia generada por el grupo conocido como Cártel Jalisco Nueva Generación ‒CJNG‒ ha cobrado más vidas. 

El 12 de enero, Isaul Nemesio Zambrano, Miguel Estrada Reyes y Rolando Magno Zambrano, 3 integrantes de la Guardia Comunal, fueron asesinados por una célula del CJNG en un ataque perpetrado en un puesto de vigilancia establecido en los límites del territorio de Ostula y la cabecera municipal de Aquila.

Desde que este grupo criminal se alió con la empresa minera Ternium para tratar de lograr la expansión de las instalaciones de explotación, los ataques contra las guardias comunales y los grupos de comunitarios que aún están vigentes en la sierra-costa, han aumentado. 

En ciertos puntos estratégicos, el CJNG ha comenzado a usar con mayor frecuencia bombardeos de explosivo plástico C4 a través drones y esto convierte la región en un frente de batalla que sólo se mantiene pacificado gracias a la comunidad de Ostula y el hecho de que se aferró a dejar que su territorio se convirtiera en el escenario de mega proyectos y en el patio de explotación minera de Ternium.

El espíritu de Juan permanece en la comunidad en este aniversario, el ejemplo de los guardias que perdieron la vida está en la furia con la que se marchó para conmemorar la recuperación de tierras. Y la comunidad espera que la lista de personas asesinadas por defender el territorio no crezca nunca más, porque para Ostula, se trata de la pérdida irreparable de hombres y mujeres que han hecho de este territorio un lugar digno y tranquilo para vivir.

Te puede interesar: El/La Para TransLatinas apoya a las diversas comunidades del área de la Bahía de San Francisco

Heriberto Paredes
Heriberto Paredes
(Tlaxcala, 1983), fotógrafo y periodista independiente mexicano, dedicado a documentar procesos organizativos en comunidades indígenas y campesinas, búsqueda de personas desaparecidas y temas medioambientales en México. Actualmente explora formatos como el documental y el podcast sin abandonar la fotografía y el texto, en donde explora nuevas rutas narrativas. Ha colaborado con medios de comunicación nacionales e internacionales, ha dirigido cortos documentales y actualmente está en la fase de desarrollo de un largo documental así como en la escritura de un libro que reúne más de una década de trabajo en la costa michoacana. Vive en Pátzcuaro, Michoacán.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mantente conectado

951FansLike
2,114FollowersFollow
607FollowersFollow
241SubscribersSubscribe

Últimos artículos

en_US