10 C
Redwood City
lunes, diciembre 5, 2022
spot_img

El sistema electoral brasileño está a salvo de fraude, dicen expertos

Las elecciones en Brasil son mañana, 2 de Octubre 2022.

Mientras la narrativa antidemocrática del presidente Jair Bolsonaro (ver este análisis) ha atacado el sistema electoral brasileño, diferentes expertos políticos entrevistados por Península 360 han explicado que esta es una posibilidad muy remota.

Carolina Botelho, especialista en política brasileña del Centro de Estudios Latinoamericanos de Berkeley, con la que tuvimos el privilegio de hablar en persona en las calles de Río de Janeiro dice que “es una forma de hacer elecciones que no hacíamos antes. Con más seguridad. Hay que recordar que en el pasado las elecciones podían ser objeto de fraude, pero hoy no”.

Carolina Botelho. Foto: Manuel Ortiz Península 360 Press – Global Exchange

El sistema democrático ha incorporado cambios desde 1994 para garantizar que todos los brasileños puedan votar con facilidad y seguridad. La experiencia brasileña desde entonces se ha caracterizado por una rápida transición al voto electrónico universal. Esta tecnología garantiza que los votos en las papeletas no puedan ser modificados para dar preferencia a uno u otro candidato.

Mañana se espera que 156 millones de brasileños acudan a las urnas para elegir un nuevo presidente, gobernadores y cientos de miembros de los órganos legislativos federales y estatales; también se elegirán los diputados estatales de los 26 estados del país más el distrito federal.

Hay mucha confianza popular en el sistema electoral de Brasil.

El voto electrónico se considera una tecnología innovadora. “En Brasil, desde que se instalaron estas papeletas hace treinta años, no ha habido pruebas de fraude”. explica Botelho. Es doctora en ciencias políticas por el IESP / UERJ, máster en sociología y antropología por la UFRJ y licenciada en ciencias sociales por la UFRJ.

Una de las principales características de la evolución brasileña hacia el voto electrónico ha sido el gran papel desempeñado por el Tribunal Superior Eleitoral (TSE) – la institución responsable de la gestión de las elecciones, de la promoción y de la implantación del voto electrónico, y el papel relativamente escaso de la sociedad civil y de los grupos de control, hasta hace poco.

El voto en Brasil es obligatorio para cualquier persona de entre 18 y 70 años y, salvo que tenga una buena justificación para no acudir a las urnas el día de las elecciones, debe hacerlo. El nombre de la persona está en una lista, la lista se compara con el documento de identidad de la persona, y luego se le da acceso a la casilla donde se encuentra la máquina electrónica.

Las máquinas de votación fueron creadas para ser pequeñas y ligeras, de modo que puedan llevarse a cualquier parte, incluso a lugares remotos del Amazonas. Y, si por algún motivo alguien pudiera hackear una máquina, sería sólo eso, una máquina.

En elecciones pasadas, los grupos cohersivos habían intentado manipular el voto de la gente pidiéndole a la persona una fotografía de su voto. Para evitarlo, no se permiten teléfonos móviles ni cámaras en los colegios electorales.

La narrativa de Bolsonaro a lo largo de las elecciones ha sido antidemocrática, y ha atacado directamente al juez Alexandre de Moraes, del Supremo Tribunal Federal, en varias ocasiones afirmando que el sistema electoral no es de confianza y que, según Bolsonaro, en Brasil puede haber fraude.

Sin embargo, el politólogo y experto en elecciones brasileñas, Adrian Alabala, profesor del Instituto de Ciencia Política de Brasilia, afirma que “hay que recordar que el actual presidente [Bolsonaro] y sus hijos fueron elegidos a través del mismo sistema democrático que él critica hoy”.

El presidente intenta desacreditar un poderoso recurso democrático que los brasileños han trabajado durante muchas décadas para poner en marcha. Bolsonaro fue elegido con el mismo sistema en las pasadas elecciones. “Esto es, como mínimo, contradictorio y olvidado”, continúa Botelho.

La tendencia de las encuestas marca claramente que Bolsonaro se está restringiendo a un grupo muy específico, básicamente su base y desde ahí no es capaz de llegar a otros sectores de la población. Hay muy pocas posibilidades de reelección.

No se puede descartar la posibilidad de que Bolsonaro gane las elecciones, dice Albala. Sin embargo, los sondeos de opinión indican que el presidente va camino de perder las elecciones y, por ello, está construyendo una narrativa de fraude que, en caso de que Bolsonaro pierda, podría detonar la violencia de sus partidarios, muchos de los cuales son militares, policías e incluso civiles armados.

Adrian Albala. Foto: Manuel Ortiz. Península 360 Press – Global Exchange.

Según Celso Sánchez, de la UniRio, el discurso de Bolsonaro, amplificado en las redes sociales por sus simpatizantes, no sólo cuestiona el sistema electoral brasileño -el mismo que lo llevó a la presidencia-, sino que alienta la violencia electoral, en particular hacia sectores históricamente marginados de la población, contra los que Bolsonaro ha atacado fuertemente durante su mandato: indígenas, afrodescendientes -llamados quilombolas-, mujeres y LGBTTTIQ+.

El sistema electoral brasileño está a salvo de fraude, dicen expertos
Celso Sánchez. Foto: Manuel Ortiz P360P – Global Exchange.

Es peligroso que la gente valide las intenciones de Bolsonaro, su narrativa y la dinámica electoral que intenta poner en marcha, Botelho dice que podemos percibir que esto tiene más que ver con crear una solución para él en caso de perder las elecciones. “Hasta este momento, no hay pruebas de fraude en las elecciones. Lo que sí tenemos evidencia, hasta ahora, es que las posibilidades de reelección de este presidente son muy bajas, y han empeorado con el tiempo”.

“Brasil tiene un presidente muy débil, electoralmente hablando” dice Albala. Algunas investigaciones muestran que una ola de desinformación, odio y racismo ha calado durante estas elecciones.

Según Sánchez, Brasil vive un “momento dramático de violencia”. Tras el asesinato en 2018 de la concejala negra Marielle Franco en Río de Janeiro, muchas mujeres negras de todo el país siguieron su legado de activismo social. Sin embargo, denuncia Sánchez, la violencia política contra estas activistas, e incluso con los académicos que trabajan con ellas, ha aumentado en el actual contexto electoral: “se reciben amenazas casi a diario”.

El análisis de Botelho es que Bolsonaro puede estar tratando de poner en marcha algo para resolver una posible pérdida en las futuras elecciones. Similar a lo que generó Donald Trump durante las elecciones de Estados Unidos en 2020, y el asalto al Capitolio del 6 de enero. “Probablemente por eso Bolsonaro está para desacreditar el sistema electoral” explica Botelho.

La justicia electoral ha respondido con firmeza a sus acusaciones y ha demostrado a la población que el fraude no es posible, y que la narrativa antidemocrática de Bolsonaro es un intento de obtener alguna ventaja política en caso de ser derrotado.

Los brasileños votarán mañana, sin embargo, el posible resultado para esta elección son piezas de un rompecabezas que sólo se revelará con el tiempo, y piezas que -algunas- ya se han colocado en su lugar. ¿Cómo reaccionará Bolsonaro ante una posible derrota? Y lo que es más importante, ¿cómo responderán los partidarios de Bolsonaro? ¿Continuará la ola de violencia y desinformación después de las elecciones?

Esta nota se realizó con el apoyo de la organización Global Exchange en colaboración con Península 360 Press.

Te puede interesar: «Lula va a ganar en primera vuelta»: Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra

Español de México