Una enfermedad en la NFL: Phillip Adams, el ex 49er que asesinó a seis personas

El ex jugador de la NFL asesinó a cinco personas en Carolina del Sur, entre ellas a un médico prestigioso y dos menores de edad, para después quitarse la vida en un nuevo acto que liga el futbol americano con la violencia.

POR MIGUEL ENRÍQUEZ

Una fuente de la policía que decidió no revelar su nombre aseguró que el médico al que Adams asesinó lo había atendido antes de asesinarlo el pasado siete de abril, pero a la media noche de este jueves, el ex jugador de 33 años se quitó la vida con un arma calibre .45.

El jugador de 33 años brilló en su etapa de jugador como colegial, donde consiguió desarrollar el potencial que lo llevó a la NFL para ser reclutado en 2010 por los San Francisco 49ers, después jugó en los New England Patriots y terminó su corta carrera en 2015, con el uniforme de los Atlanta Falcons.

Como cientos de atletas que se dedican al deporte de las tacleadas, Phillip Adams fue víctimas de más de una conmoción cerebral, por lo que en la ciencia se podría tratar de buscar una explicación al acto, aparentemente sin motivo, de asesinar a seis personas para después quitarse la vida.

La característica enfermedad que se deriva de los golpes de este estilo se llama Encefalopatía traumática crónica, misma que es definida como la reiteración de traumatismos craneales y, en 2016, la NFL reconoció que el 99% de los jugadores de su liga padecen de esta.

Dentro de los síntomas que se presentan cuando un atleta es parte de este padecimiento se encuentran la pérdida de memoria, el constante dolor de cabeza, el poco soporte de luz ante sus ojos, trastornos de humor, pensamientos suicidas y conductas agresivas.

El caso del ex cuarenta y nueve no es el primero que termina con esta situación. Uno de los más nombrados fue el de Aaron Hernández, estrella de los New England Patriots que asesinó a su amigo Odin Lloyd en 2017. El ala cerrada fue a prisión y ahí culminó con su vida; días después, la examinación de su cerebro reveló que padecía de ETC a un nivel nunca antes visto en ningún otro atleta.

Los cerebros que se notan dañados por la enfermedad encuentran en su centro cavidades amplias y tejidos desgarrados, indicadores de muerte neuronal. En 2017, el diario New York Times publicó un estudio llevado a cabo en 202 cerebros para analizar las condiciones en las que terminaron con patrones similiares; de ellos, 111 eran de ex jugadores de la NFL, 110 resultaron ser parte de la ETC.

Tras una larga examinación de diversos jugadores que terminan con su vida (o la mantienen) en condiciones similares, es muy probable que la autopsia de Phillip Adams muestre una nueva víctima de los golpes que la cabeza sufre dentro del emparrillado y que pasa factura unos años después.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mantente conectado

951FansLike
1,652FollowersFollow
243FollowersFollow
138SubscribersSubscribe

Últimos artículos

Español de México