11.4 C
Redwood City
miércoles, febrero 1, 2023
spot_img

Vivir sin agua potable en Redwood City

Manuel Ortiz Escámez. Ethnic Media Services.

María García vive en Redwood City, en el rico condado de San Mateo, con su marido y su hijo de 2 años en una casa móvil que carece de los servicios básicos: agua corriente, electricidad y alcantarillado.

La pandemia del COVID-19 y el elevado coste de la vivienda en San Mateo ha provocado que algunos residentes tengan que vivir ahora en sus vehículos; algunos en la calle y otros, como María, en el «Parking Seguro y Solidario», un estacionamiento cercado creado por la ciudad y gestionado por la organización sin ánimo de lucro Life Moves.

El elevado coste de la vivienda en San Mateo

Paradójicamente, mientras la pandemia por COVID-19 dejaba a millones de personas endeudadas, desempleadas o con ingresos inferiores a los que tenían antes de la pandemia, el coste de la vivienda en el condado de San Mateo aumentó sustancialmente.

Según un informe de la Asociación de Agentes Inmobiliarios del Condado de San Mateo, el coste medio de las viviendas en esta zona pasó de 1.4 millones de dólares en 2019 a 1.7 millones a finales de 2020. Este fenómeno generó aumentos en los alquileres de algunas casas y apartamentos, lo que afectó gravemente a las familias de bajos ingresos.

«Mi esposo y yo vivíamos en una sola habitación, pero el alquiler subía y subía hasta que empezó la pandemia y ya no pudimos pagar las cuentas», dijo María, quien dejó Guatemala, su país de origen, por amenazas de muerte y ahora está en proceso de solicitar asilo político.

María dijo que solía limpiar oficinas en San Mateo: «Duré en ese trabajo un año y tres meses, pero cuando empezó la pandemia, despidieron a mucha gente, incluida yo y, desde entonces, no he podido encontrar otro trabajo».

Sin más opciones, María y su pareja decidieron vender su coche y pedir un préstamo para comprar, por 10 mil dólares –que aún están pagando–, una casa móvil modelo 1995. Pensaban vivir en un parque de caravanas –un aparcamiento para vehículos recreativos privados–, pero su vehículo no fue admitido ya que estos lugares sólo aceptan modelos de 2010 y recientes. Así que ella, su pareja y su bebé acabaron viviendo con su vehículo en las calles de Redwood City.

En California, hay 26 áreas metropolitanas, siendo la más cara la zona de San Francisco-Oakland-Hayward, donde el coste de los bienes y servicios es un 31.6% más alto que la media nacional y un 16.2% más alto que la media estatal.

Según la lista, el condado más caro para vivir es Marin, donde el coste anual por persona se estima en una media de 155 mil dólares. El siguiente en la lista es San Mateo, con un coste medio anual por persona de 151 mil dólares. El tercer lugar lo ocupa San Francisco, con un coste anual por persona de 141 mil dólares.

Antecedentes

Como consecuencia del elevado coste de la vivienda en el condado de San Mateo, aunado al fenómeno de la pandemia por COVID-19, muchas personas como María y su familia acabaron viviendo en la calle en caravanas e incluso en todoterrenos o coches compactos.

Lo mismo ocurrió en otras ciudades del Bay Area.

Esto generó molestia en varios sectores de la población, algunos de los comerciantes, quienes argumentaron que las personas que viven en las calles en sus vehículos generan basura e inseguridad, dijo Teri Chin, gerente de Servicios Comunitarios del Centro Comunitario de Fair Oaks, en una entrevista vía Zoom para este medio.

Según Chin –que tiene una trayectoria de veinte años de trabajo comunitario en Redwood City–, los representantes de la ciudad crearon un comité y organizaron reuniones con diferentes sectores de la comunidad «para entender las necesidades y preocupaciones». «Hablamos con las personas que viven en la calle, así como con los propietarios de viviendas que se quejaban y con los dueños de negocios», dijo Chin.

En el comité participó la capitana Ashley Osborne, que forma parte del Departamento de Policía de Redwood City desde 1994 y cuyas funciones incluyen vigilar las calles y atender a personas en situación de calle.

Chin y Osborne –que también fue entrevistada por este medio– mencionaron que algunos residentes de Redwood City exigían sanciones para las personas que viven dentro de sus vehículos en la calle o, en cambio, actuar con mano de hierro expulsándolas por la fuerza como se hace en otras ciudades.

«Entendemos a las personas que se quejaban de la presencia de personas que viven en la calle en sus vehículos, pero también sabemos que la mayoría de estas personas y familias no tenían otra opción y se veían obligadas por las condiciones actuales a vivir en la calle, por lo que este problema no se resolvía simplemente emitiendo infracciones», dijo Osborne.

«Nos enfrentábamos al reto de atender a los distintos sectores de la población de la forma más eficaz y humana posible». Así fue como, tras un estudio exhaustivo de la situación, «el comité propuso la creación del programa de aparcamiento seguro temporal», dijo Chin.

Un aparcamiento seguro, pero sin agua y con «malos tratos».

El programa de estacionamiento seguro fue aprobado por unanimidad por el Consejo de Redwood City el 22 de junio de 2020, y comenzó a funcionar en septiembre de ese año bajo la administración de Life Moves, con un presupuesto de 1.7 millones de dólares.

El programa estaba previsto que consistiera en un espacio vital temporal –durante 2 años– ubicado en un terreno propiedad del condado de San Mateo en el 1402 de la calle Maple. Los servicios serían para las personas que viven en vehículos recreativos en la calle, con prioridad para las familias y las personas mayores.

El estacionamiento seguro tiene un suelo de tierra y está cerrado con una valla metálica. Según la representante de Life Moves y administradora del lugar, Hannah Blankenship, se dispone de letrinas portátiles, servicio de conserjería y personal de seguridad. Blankenship aseguró que los residentes reciben vales para la recogida de aguas residuales y reciben asesoramiento personalizado para mejorar sus condiciones de vida y encontrar una vivienda estable.

«No tenemos energía eléctrica, y tenemos que abrigarnos muy bien porque, si no, nos congelamos. Hace mucho frío. Si queremos poner un calentador por la noche, no podemos porque los responsables de aquí [Life Moves] no quieren que tengamos los generadores encendidos, así que la comida se estropea constantemente», dijo María.

Añadió que, aunque su autocaravana y las de los demás residentes tienen generadores para la energía, tienen que apagarlos a las 10 de la noche por las normas del sitio. «Nos enfermamos. Mi hijo se resfría mucho», se lamenta María.

«Aquí no tenemos agua potable. El agua que tenemos la llevamos en botellas en el coche. No tenemos lo esencial», comenta Juan Argueta, que también reside en el aparcamiento vigilado con su mujer y sus tres hijos.

«No tener agua potable es muy, muy malo porque tenemos que lavar los platos con la misma agua que usamos durante el día para ahorrar el agua que tenemos», dijo María.

En diferentes entrevistas para este medio, las familias comentaron que la principal necesidad del estacionamiento seguro es el agua potable y coincidieron en que los miembros de Life Moves los habían maltratado.

«Ellos [Life Moves] nos dijeron que nos darían vales para la eliminación de aguas residuales. Les pedí la primera vez y me lo dieron; luego, les volví a pedir y hubo una persona que me dijo, muy agresivamente, que no tenían por qué darme más pases», dijo Argueta.

En repetidas ocasiones, este medio de comunicación solicitó permiso para entrar en el aparcamiento vigilado para documentar las condiciones de vida allí y escuchar el testimonio de más residentes. Afirmamos que lo haríamos respetando la distancia física y tomando las medidas de higiene necesarias debido a la pandemia por COVID-19; sin embargo, el permiso fue denegado en una ocasión, y los correos electrónicos posteriores fueron ignorados.

Posteriormente, en una entrevista con Blankenship y Brian Greenberg, vicepresidente de programas y servicios de Life Moves, fuera del aparcamiento vigilado, ambos argumentaron que no se permitía la entrada al recinto por motivos de seguridad para los residentes.

En cuanto a las acusaciones de malos tratos por parte del personal de Life Moves, Blankenship y Greenberg lo negaron y respondieron que algunos residentes se quejaban porque no les gustaba seguir las normas del lugar, pero que éstas eran necesarias para la seguridad de todos.

Por su parte, las familias entrevistadas dijeron que entendían las normas, pero expresaron su desacuerdo con que se les obligara a proporcionar información privada a Life Moves cada vez que entraban y salían del recinto.

«Nunca contamos con que nos iban a privar de nuestra libertad porque eso es prácticamente lo que hacen con nosotros. No nos dejan recibir visitas y vigilan de cerca nuestras entradas y salidas. Tienes que decirles a dónde vas: si vas al médico, tienes que decírselo. Si tienes que ir a algún sitio, tienes que pedírselo. Si vas a hacer un recado a San José o San Francisco, tienes que decirles [Life Moves] por qué; si no, se enfadan. En ningún momento el ayuntamiento nos ha dicho que tengamos que airear la vida privada de uno con [Life Moves]. Por eso se llama “vida privada”», dijo Argueta.

Además, dijo Argueta, «el guardia de seguridad nos maltrata. Si salimos al coche, el guardia de seguridad nos sigue como si fuéramos delincuentes. Prácticamente nos retienen como si estuviéramos en la cárcel».

Por otro lado, Greenberg comentó que «hay gente que no está acostumbrada a pagar el alquiler», deduciendo que ésta era una de las razones por las que algunos residentes vivían en sus vehículos. En contra de esta afirmación, las personas entrevistadas para este informe que viven en sus vehículos dicen que lo hacen no porque no quieran pagar un alquiler, sino porque sus ingresos y el coste de la vivienda no se lo permiten.

Cabe destacar que el coste medio de un apartamento de un dormitorio en el condado de San Mateo es de 2 mil 700 dólares.

«Con el tiempo, nos hemos ido adaptando a vivir así. Lo hacemos por los niños porque, cuando alquilas, todo el dinero que ganas se va en alquiler, y los niños se quedan sin nada. En cambio, nosotros no pagamos alquiler; los niños no tienen lo que necesitan, pero, al menos, tienen su comida diaria. Cuando alquilábamos, a veces mis hijos sólo tenían una comida al día porque todo era para el alquiler», dijo Argueta. Y añadió: «No entiendo la lógica de regañarnos. Al principio, nos dijeron que podíamos decirles si no nos gustaba algo. Hace poco, me quejé de un guardia de seguridad que supuestamente nos vigila por las tardes y se molestaron porque les dije que nos trata como delincuentes. Llama agresivamente a nuestra puerta a las 21:59 para que apaguemos el generador. Le digo que entendemos las normas, pero que esa no es la forma».

En una de las peticiones a Life Moves para solicitar la entrada al estacionamiento vigilado y hablar por nuestra cuenta con los residentes, la organización pidió a Alex Huezo que nos concediera una entrevista en el Centro Comunitario de Fair Oaks, lejos del aparcamiento vigilado.

«Estoy muy agradecido a Life Moves porque antes vivía en la calle en mi coche y estaba expuesto a la delincuencia, pero me apoyaron para vivir en el estacionamiento seguro y me siento bien en el lugar», dijo Huezo, que vive solo en su autocaravana. «Estoy, además, contento porque me incluyeron en una lista de Life Moves para acceder a una vivienda de bajo costo». Sin embargo, Huezo mencionó que, si algo se pudiera mejorar en el estacionamiento seguro, sería el agua potable.

La única diferencia entre vivir en un estacionamiento seguro o en la calle, según María, es que «aquí no estamos expuestos a robos porque, cuando estás en la calle, te roban».

Y señaló: «También hay un problema con la policía, algunos dicen cosas desagradables a la gente. A mí nunca me han dicho nada, pero he visto que a otras personas las han insultado, sólo porque estás estacionado en la calle».

«Siento que todos colaboramos en este país. Durante el tiempo que he estado en Estados Unidos, siempre he pagado impuestos y siempre he trabajado, así que no sé por qué nos tratan así. Sólo por ser inmigrante intentan humillarte porque eso es lo que intentan [Life Moves]», denunció Argueta.

Según Argueta, varios residentes del aparcamiento vigilado se quejan de malos tratos por parte del personal de Live Moves.

Sin embargo, aseguró que él y sus vecinos han logrado recientemente una buena comunicación con los representantes de la ciudad, esperando que se atiendan sus dos principales peticiones: agua potable y un trato respetuoso por parte de Life Moves.


Notas para el lector.

El Sr. Alex Huezo no aparece en el vídeo con testimonios de residentes del estacionamiento vigilado que acompaña a este informe porque pidió que no se le grabara.

Las entrevistas realizadas para este informe se llevaron a cabo a través de la puerta del aparcamiento vigilado gestionado por Life Moves debido a la negativa de la organización a entrar. Cabe señalar que, por teléfono, Blankenship advirtió a este reportero de que no sólo no podía entrar en el estacionamiento, sino que no podía rodearlo, ni siquiera para realizar entrevistas fuera del aparcamiento vigilado, porque si lo hacía, se llamaría a la policía.

A pesar de intentarlo en múltiples ocasiones, los involucrados ya no pudieron ser contactados debido a la negativa de ofrecer entrevistas para dar seguimiento al caso.

Luego de esta investigación, los habitantes del estacionamiento dijeron haber logrado tener acceso a agua potable; sin embargo, este hecho no ha podido ser comprobado debido a la ausencia y negativa de testimonios.

en_US