52.8 F
Redwood City
domingo, diciembre 4, 2022

La Biblioteca de Redwood City va contra la prohibición de libros

Gina Meyers, miembro de la Junta de la Fundación de la Biblioteca de Redwood City, lo tiene muy claro: «después de una investigación, hemos encontrado que durante los últimos años, el número de libros que han sido prohibidos a lo largo del país, en distintas áreas, ha aumentado drásticamente».

De acuerdo con el PEN (Poets, Ensayists, Novelists) Estados Unidos, de julio de 2021 a marzo de 2022, 1145 títulos de 874 escritores en 86 distritos escolares de 26 estados se vieron afectados. Texas encabeza la lista con 713 títulos.

Entre los esfuerzos que se han hecho a nivel nacional para revocar estas amenazas y prohibiciones resalta la de la subasta de un ejemplar «anti incendio» de El cuento de la criada, de Margaret Atwood por 130 mil dólares. La propia escritora canadiense certificó que el ejemplar era «anti incendio», cuando trató de quemarlo públicamente.

La Junta de la Fundación de la Biblioteca de Redwood City también ha decidido hacer algo especial en el marco de la Semana de los Libros Prohibidos este año: el miércoles 22 de septiembre, de 5 a 8 pm, habrá un recorrido por distintos bares del centro de Redwood City en el que cada establecimiento presentará un libro prohibido y ofrecerá descuentos en bebidas especiales.

El recorrido comenzará en la Biblioteca de Redwood City y continuará en los siguientes establecimientos:  Alhambra, Angelicas, Blacksmith, City Pub, CRU, Gourmet Haus Staudt, Little Green, LV Mar, Quinto Sol, The BottleShop, The Hub y The Sandwich Spot.

Los boletos ya están a la venta y pueden adquirirse en la página: eventbrite.com

Biblioteca de Redwood City

Gina Meyers explica que la idea de esta recaudación de fondos tan original surgió a partir de los llamados speakesies, lugares donde, en 1922, se vendían bebidas alcohólicas de manera ilegal durante la prohibición en Estados Unidos y se le avisaba discretamente a algunas personas en dónde podían compartir un trago. «En 2022 queremos que las bibliotecas no se conviertan en los speakesies de libros prohibidos».

«Creo que es importante que la gente lo sepa», continúa Meyers, «especialmente explicarles a qué nos referimos. A veces cuando decimos libros prohibidos o amenazados la gente asume que son títulos que ya no se están imprimiendo o que han sido retirados de los estantes, pero con frecuencia eso no es así». 

La presión más común con respecto a los libros prohibidos, dice Gina Meyers, es la amenaza de retirar fondos a las bibliotecas públicas, como ocurrió con la pequeña biblioteca Patmos, de Jamestown, Michigan, «tenían una novela gráfica con contenido LGBTTIQ y un grupo de personas decidió que estaba demasiado a la vista. Así que la biblioteca la sacó de los estantes pero no la retiró, la puso debajo del escritorio, de manera que los menores no iban a poder verla accidentalmente pero sí estaba disponible si alguien la solicitaba. Sin embargo, ese grupo de gente no estaba conforme con que continuara ahí, así que comenzó una campaña para convencer a la comunidad de que votara por el NO en un referéndum próximo para darle fondos a la biblioteca».

La novela gráfica en cuestión es Gender Queer: A Memoir, de Maia Kobabe, una autobiografía en la que le autore se reconcilia con ser no binarie. Se trata del libro más prohibido en Estados Unidos según The New York Times.

Luego de que la biblioteca Patmos se quedara, en efecto, sin esos fondos, donadores anónimos lograron reunir 245 mil dólares en dos campañas de la plataforma en línea GoFundMe, de los cuales 50 mil salieron del bolsillo de la novelista Nora Roberts.

Según la American Library Association, prohibir y/o amenazar libros provoca un daño importante a las comunidades: «Los estudiantes no pueden acceder a información crítica que los ayude a comprenderse a sí mismos y al mundo que los rodea. Los padres pierden la oportunidad de participar en momentos de enseñanza con sus hijos. Y las comunidades pierden la oportunidad de aprender y construir un entendimiento mutuo». 

De acuerdo con una nube de temas por los cuales se amenazan o prohiben los libros en Estados Unidos, realizada por la misma asociación, el que más abunda es LGBTIQA+, seguido muy de cerca por Black Lives Matter, Punto de vista político, Racismo, Punto de vista religioso y Anti policial, entre otros.

Por otra parte, Nathalie Baptiste, escritora y reportera del HuffPost y de Mother Jones, afirma que hay un complot de los grupos más conservadores en Estados Unidos (por ejemplo, Moms for Liberty y Catholic Vote) para destruir las bibliotecas públicas.  

Entre los libros que han sido amenazados y/o prohibidos a lo largo de los años, se encuentran títulos indispensables de la literatura universal como Huck Finn, de Mark Twain, en la década de 1880, por considerarla racista y anti religiosa; Las uvas de la ira, de John Steinbeck, en 1939, por la utilización de palabras vulgares y blasfemias, Yo sé por qué canta el pájaro enjaulado, de Maya Angelou, en 1969, por su lenguaje y retratos del racismo, la sexualidad explícita y el sexo entre adolescentes; Ojos azules, de la premio Nobel Toni Morrison, en 2007, porque retrata el abuso sexual a una niña y tiene contenido sexual explícito, entre muchos otros.

Te puede interesar: Consulado de México en SF invita a dar «el grito» para celebrar la independencia mexicana

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mantente conectado

951FansLike
1,652FollowersFollow
281FollowersFollow
138SubscribersSubscribe

Últimos artículos

Español de México