52 F
Redwood City
viernes, febrero 23, 2024
spot_img

Bullying escolar, el terror de ir a clases

Por Pamela Cruz con información de Raúl Ayrala. Península 360 Press.

Clarisse Céspedes sabe de primera mano qué es el bullying escolar, lo vivió a través de su hijo, quien fue atacado de manera verbal varias veces en el colegio hasta que su esposo levantó la voz e hizo que se tomaran cartas en el asunto sin que el caso llegara a una situación más grave. Sin embargo, para muchos que sufren este acoso, la historia es muy distinta e, incluso, ha costado vidas. 

“El bullying de alguna manera es una forma de violencia, y la violencia puede ser física, emocional, o psicológica”, señaló en entrevista para Península 360 Press, la doctora Guillermina Mejía, pediatra mexicana especializada en adolescentes.

La Asociación Americana de Psicología (APA, por sus siglas en inglés), detalla que el acoso (bullying) es una forma de comportamiento agresivo en el que alguien intencional y repetidamente causa daño o malestar a otra persona, y este puede tomar la forma de contacto físico, palabras o acciones más sutiles.

La persona acosada normalmente tiene problemas para defenderse y no hace nada para “causar” el acoso. 

La organización resalta que el acoso también puede ejercerse de forma cibernética, donde es utilizada la tecnología electrónica como teléfonos celulares, correo electrónico, redes sociales o mensajes de texto.

“Me preguntaba ¿está bien que me digan cosas en la escuela? Me preguntaba si era normal que le dijeran gordo. Pero ¿está bien verdad? No me tengo que preocupar, me decía, y yo le decía: bueno no, no está bien, ¿quién te ha dicho eso y cómo ha sido te ha hecho sentir mal? o ¿estabas bromeando y tonteando y tú le decías cosas a él? Y me dijo: no, es que me fui al baño y no me querían dejar salir porque me decían cosas, le pregunté quiénes estaban diciéndole eso y no me quería decir”, contó Clarisse.

“Entonces, un día se lo comenté a su padre, y él no tuvo tanta paciencia como yo y fue a la escuela y quiso hablar con el director, entonces el director le dijo: ‘esto es algo que se va a solucionar inmediatamente’, quiso llamar a mi hijo y al niño le dio pena no responderle y le dijo qué estaba pasando y quiénes eran, entonces él los llamó ahí en el despacho con el padre de mi hijo presente y luego hizo llamar a los padres (de los oros chicos). Ahí se acabó la cuestión realmente, esos niños ya no volvieron a molestar a mi hijo”, contó.

En el bullying “generalmente hay un acosado, un acosador y el público que lo rodea”, precisó Guillermina Mejía. “Aunque uno sea el que molesta y el otro sea el acosado, a veces hay un patrón familiar; por un lado, uno que es el que se deja molestar y el otro que es el que probablemente acosen en su casa o sea testigo de acoso o de violencia”.

Mejía explicó que California es el estado número uno de Estados Unidos en acoso escolar (bullying), y es que, dijo, es de llamar la atención, debido a que, de acuerdo con una encuesta del Pew Research Center, aproximadamente 56 por ciento de los chicos habían sufrido algún tipo de acoso y 71 por ciento reconocía que habían visto o habían sido víctimas de este acoso.

Por otra parte, la especialista explicó que “de alguna manera, tanto el acosado como el acosador son chicos que en el futuro en su vida adulta pueden realmente tener una secuela como trastornos de ansiedad, pueden ser chicos con procesos depresivos o tener un bajo rendimiento académico cuando van transitando hacia su vida adulta o tener muchas fallas en cuanto a su labor profesional”.

Pero, ¿qué se puede hacer ante el bullying?

“Yo creo que hay que pedir ayuda. Yo estuve muy callada, y a veces lo haces porque de alguna manera piensas que no puede ser que te esté pasando a ti, que eso se va a arreglar solo”, señaló Clarisse.

La doctora Guillermina Mejía subrayó que todo empieza por casa, y que es necesario observar si, de cierta manera, no se ejerce violencia en casa, que los niños y jóvenes absorben y luego la llevan a la escuela y otros ámbitos.

“Tenemos que hacer conciencia como familias, como tutores o padres de familia, si no estamos ejerciendo estos tipos de acoso o violencia que, después, los chicos se lo llevan de casa”, dijo.

Un estudio realizado por WalletHub, donde se examinaron 47 estados y el Distrito de Columbia en función de 20 métricas clave que van desde tasas de incidentes de acoso hasta costos de ausentismo escolar para las escuelas, y la proporción de estudiantes de secundaria acosados ​​en línea, reveló que “aproximadamente 20 por ciento de los estudiantes de entre 12 y 18 años sufren acoso, ya sea en persona, en línea o ambos”.

Los estados con peores problemas de acoso escolar según el estudio son California, Alaska, Nevada, New Jersey, y Luisiana.

Bullying escolar, el terror de ir a clasesThis publication was supported in whole or part by funding provided by the State of California, administered by the California State Library.

Te puede interesar: Comunidad LGBTQ+ tiene 9 veces más probabilidades de ser víctima de crímenes de odio violentos

Península 360 Press
Península 360 Presshttps://peninsula360press.com
Estudio de comunicación digital transcultural

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mantente conectado

951FansLike
2,114FollowersFollow
607FollowersFollow
241SubscribersSubscribe

Últimos artículos

en_US