72.5 F
Redwood City
lunes, julio 22, 2024
spot_img

“El tiempo de las palabras se acabó”: Colegio de San José es sacudido por la violencia

Colegio de San José es sacudido por la violencia
James Lick High School. Foto: Google Maps

Por Lorena Gabbert. San José Spotlight.

Después de que numerosos intrusos agredieran a los estudiantes y al personal de un colegio de San José, los maestros y padres indignados exigen cambios de seguridad inmediatos.

Dos incidentes separados que amenazan la vida han sacudido la escuela secundaria James Lick en el distrito de escuelas secundarias East Side Union. En respuesta, la comunidad escolar insiste en que el distrito implemente mayor seguridad, traiga a la policía de regreso al campus e instale cercas perimetrales.

El maestro Michael Gatenby dijo que ocho personas llegaron al campus el 7 de agosto y agredieron a dos miembros del personal y a un estudiante después de que dos estudiantes tuvieron una disputa verbal y uno pidió ayuda externa. Los intrusos llegaron en dos autos y atacaron al estudiante, dijo. Los atacantes huyeron después de que un trabajador de la escuela detuviera la pelea, pero cuando otro maestro intentó fotografiar una de las placas del auto, el conductor saltó y la agredió, enviándola al hospital con una conmoción cerebral grave.

Rodolfo Stagi y un menor sospechoso fueron arrestados en relación con el tiroteo fatal del 8 de julio de 2023 cerca de SJSU. (Departamento de Policía de San José a través de Bay City News)

“No pudimos evitar que ocho personas ingresaran a nuestro campus con intenciones violentas”, dijo Gatenby a San Jose Spotlight. “Uno de nuestros maestros fue enviado al hospital con heridas bastante importantes y nuestro monitor del campus y el estudiante que fue agredido necesitaban atención médica”.

Diez días después, el 17 de agosto, siete intrusos atacaron con cuchillos a dos estudiantes en el asfalto de educación física, señaló Gatenby. Dos estudiantes fueron apuñalados y podrían haber muerto si no hubiera sido por las acciones del profesor de educación física, añadió.

“Esos niños tienen suerte de estar vivos”, puntualizó. “Si los profesores no se pusieron en peligro, es muy posible que no lo estén”.

Gatenby dijo que los maestros exigen que el distrito implemente reformas de seguridad, incluida seguridad adicional y una actualización anual del plan de seguridad de la escuela. Dijo que se necesita más transparencia. Hasta que publicó un video en las redes sociales, los padres no sabían sobre el primer asalto en James Lick, subrayó. Para darle voz a la comunidad y responsabilizar al distrito, inició la Coalición para la Reforma de las Escuelas Secundarias de East Side SJ en Facebook.

“Se acabó el tiempo de las palabras”, externó a los miembros de la junta escolar en la reunión del 7 de septiembre. “Es hora de actuar”.

En la reunión de la junta, la maestra de educación física Courtney García dijo que ella y otro maestro usaron sus manos desnudas para aplicar presión y apuñalar las heridas que un estudiante sufrió en la espalda, el abdomen y el brazo para salvarle la vida. García dijo que el distrito nunca le preguntó sobre el ataque.

“En lugar de eso, recibimos correos electrónicos genéricos sobre cómo la seguridad sigue siendo primordial”, dijo a los directivos en la reunión de la junta directiva. “Ustedes se niegan a proporcionarnos un entorno de aprendizaje más seguro. No tengo ninguna razón para creer que no sucederá algo peor mañana. Peticiones similares del año pasado fueron ignoradas. Como profesional, no me siento seguro, ni considerado, escuchado ni tomado en serio. “.

Las puertas están cerradas

El portavoz del distrito, Sergio Díaz-Luna, dijo que el incidente sigue siendo una investigación policial en curso y que las puertas de James Lick están cerradas durante el día escolar. El personal está monitoreando los puntos de acceso y el distrito ha proporcionado personal adicional. Dijo que los líderes del sitio y del distrito están reevaluando el clima escolar y la seguridad del perímetro.

La presidenta de la junta, Lorena Chávez, subrayó en la reunión que quiere que el distrito aborde de inmediato todos los aspectos de la seguridad del campus. Quiere garantizar que exista un diálogo colaborativo entre la administración, los padres y los profesores y que conduzca a un enfoque integral para la seguridad escolar. Pidió a la administración que le proporcionara a la junta un plan de seguridad en una reunión futura.

“Cada uno de ustedes merece y tiene derecho a aprender y trabajar en un ambiente seguro”, explicó. “Estoy esperando que la administración desarrolle inmediatamente un proceso para convocar a las partes interesadas… con el énfasis más inmediato en la comunidad de James Lick”.

Gatenby refirió que sabe que algunos miembros de la comunidad tienen un historial complicado con la policía, pero la seguridad debe ser la prioridad del distrito.

Pero no todos están de acuerdo. En la reunión de la junta, el padre Alberto Camacho dijo que está en contra de tener policías en el campus y que los agentes son propensos a estereotipar.

“Como cultura escolar… no podemos considerar a estos niños como criminales”, dijo. “Apoye a los estudiantes que a menudo son excesivamente criminalizados y a la comunidad a la que servimos”.

Una situación peligrosa

El equipo de seguridad de la escuela está formado por maestros, administradores y un monitor del campus capacitado para observar e informar, pero el monitor no tiene capacitación formal, explicó Gatenby.

“Lo único que tenemos son silbatos y walkie talkies”, dijo, “para intentar defendernos de los cuchillos y, Dios no lo quiera, de las armas”.

Mark Adams, maestro de la escuela secundaria James Lick y presidente de la Asociación de Maestros del East Side, dijo que los maestros se sienten impotentes y frustrados.

“Nuestros campus no son tan seguros como deberían ser”, afirmó. “No sabemos cómo defender a nuestros estudiantes. Simplemente no estamos equipados”.

El año pasado, la asociación de maestros votó para recomendar al distrito que reconsiderara la aplicación de la ley en el campus, dijo.

“Necesitamos actuar con más urgencia”, dijo a San José Spotlight. “Los padres… sólo quieren que sus hijos estén seguros. En el pasado, muchos estudiantes me dijeron que el campus era el lugar más seguro de sus vidas. Siento pena en mi corazón porque creo que hemos perdido ese lugar para ellos.”

La madre Gina Gutiérrez contó que los maestros se han convertido en guardias de seguridad por defecto, poniendo sus vidas en peligro para proteger a los estudiantes. Subrayó que se necesita policía en el campus antes de que maten a alguien.

“Mi esperanza para el futuro”, dijo a San José Spotlight, “es que solucionemos esto ahora para aquellos estudiantes que están en nuestras escuelas primarias, para que no tengan que pasar por lo que nuestros estudiantes están pasando ahora”.

Te puede interesar: San José busca colaboración con comunidad indígena

Península 360 Press
Península 360 Presshttps://peninsula360press.com
Estudio de comunicación digital transcultural

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mantente conectado

951FansLike
2,114FollowersFollow
607FollowersFollow
241SubscribersSubscribe

Últimos artículos

en_US