56.3 F
Redwood City
lunes, octubre 3, 2022

A medida que aumenta el flujo de migrantes, continúan las devoluciones ilegales a lo largo de la frontera sur de la UE

frontera sur de la UE

Por Katarina Machmer. Ethnic Media Services.

Nota del editor: La guerra, la hambruna y el cambio climático están provocando una vez más un aumento de inmigrantes que buscan ingresar a la Unión Europea, que legalmente está obligada a evaluar los casos de asilo antes de su expulsión. Sin embargo, en la nación miembro de la UE, Croacia, una política en curso de retrocesos ilegales y, en ocasiones, violentos tiene a los grupos de derechos humanos haciendo sonar la alarma.

ZAGREB, Croacia – Una de las fronteras más largas de la Unión Europea se extiende a lo largo de cientos de millas de bosque profundo que separan a la nación miembro de la UE, Croacia, por un lado, y Bosnia y Herzegovina por el otro. Para cualquier ciudadano de la UE, el paisaje es impresionante. 

Pero para los migrantes y refugiados que intentan ingresar a la UE, «la jungla», como muchos la llaman, puede ser tanto una bendición como una maldición.

«Nos escondemos en el bosque de camino a la frontera, pero hay muchas dificultades en el camino, como serpientes y el peligro de perdernos en la oscuridad de la noche», dice Amar ‒nombre ficticio‒, quien originalmente es de la India. Las municiones sin explotar y las minas terrestres, restos de la Guerra de Bosnia de 1992-1995, se suman a los riesgos que enfrentan los migrantes.

Según la agencia fronteriza de la UE, Frontex, la migración irregular hacia la UE ‒refugiados y migrantes que ingresan al bloque sin documentación‒ está aumentando considerablemente, acercándose a números que no se veían desde 2016, cuando las estimaciones alcanzaron los 1.6 millones. La guerra, la hambruna y el cambio climático se encuentran entre los impulsores de este último aumento.

La mayoría llega a lo largo de la llamada «ruta de los Balcanes», que va al noroeste de Turquía, a través de Grecia y hacia las naciones balcánicas que forman la frontera sur de los 27 miembros de la UE. En 2015, la ruta se convirtió en una arteria clave para los migrantes de Medio Oriente y África. Pero después de que Croacia, Eslovenia y Serbia cerraran sus fronteras, Bosnia y Herzegovina emergió como el país de tránsito más importante de la región.  

La Ruta de los Balcanes es una arteria clave para los inmigrantes de Oriente Medio y el Norte de África que buscan entrar en la Unión Europea. (Crédito de la imagen)

Desde 2018 han llegado al país unos 87 mil migrantes. El aumento se produce cuando las tensiones renovadas derivadas de la Guerra de Bosnia de 1992 están comenzando a resurgir. 

«Diez veces seguidas». Esas son las veces que Amar ha tratado de cruzar, y cada vez, «la policía me atrapaba», dice. Otro migrante, de Irán, dice que ha hecho más de 200 intentos.

Amar vive en Camp Lipa, un Centro de Recepción Temporal ‒TRC, por sus siglas en inglés‒, o campamento de migrantes, en la esquina noroeste de Bosnia y Herzegovina que se inauguró el año pasado después de que el país fuera criticado por su trato a los migrantes. El campamento se encuentra a unos días de caminata desde la frontera con Croacia, a lo largo de un terreno accidentado que, si bien está muy monitoreado, también brinda oportunidades para que los migrantes pasen desapercibidos.

Aún así, los informes muestran que Croacia, junto con las vecinas Grecia y Rumania, ha llevado a cabo cientos de operaciones de devolución ilegales, obligando a migrantes como Amar a cruzar la frontera. En un caso documentado de 2020, las autoridades croatas expulsaron por la fuerza a más de 2000 migrantes en un lapso de 19 días.

Las operaciones han hecho sonar las alarmas entre los grupos de derechos humanos que dicen que la UE es cómplice. El derecho internacional y de la UE exige que los países miembros evalúen primero el caso de un solicitante de asilo, incluidos los cruces fronterizos irregulares, antes de su expulsión, un principio conocido como no devolución.

La periodista croata Yasmin Klarić ha cubierto las operaciones de retroceso y dice que son parte de los esfuerzos de Croacia para convertirse en parte del Área Schengen, compuesta por 26 países de la UE que han abolido prácticamente todos los controles fronterizos. La entrada de Croacia en la zona permitiría a sus ciudadanos viajar libremente por los países miembros de la UE.

Los datos muestran que la nación miembro de la UE, Croacia, representa una abrumadora mayoría de las devoluciones ilegales de inmigrantes, con cerca de la mitad de los inmigrantes devueltos a Bosnia. (Fuente)

Klarić cree que las operaciones de retroceso se están normalizando cada vez más y que la UE no tiene interés en ponerles fin. De lo contrario. «Si la UE incorpora a Croacia a Schengen, no lo hará a pesar de que el país está golpeando a los inmigrantes y refugiados, sino porque lo está haciendo», dice Klarić, señalando un cambio general en la política de la UE hacia la disuasión a lo largo de sus fronteras.

Ese cambio se puede ver en el apoyo brindado por la Comisión Europea, el brazo ejecutivo de la UE, a la policía fronteriza croata, así como en las declaraciones de los líderes, incluido Ognian Zlatev, quien representa a la Comisión Europea en Croacia. «Si la gente trata de cruzar la frontera de manera irregular”, dice rotundamente, “esto es un delito».

Mientras tanto, con una crisis alimentaria global exacerbada por la guerra en Ucrania y los conflictos latentes en África y Medio Oriente, la corriente de migrantes continúa, alimentando una crisis humanitaria en curso a lo largo de la frontera sur de la UE.

«La policía fronteriza hizo eso», dice un residente de Camp Lipa, señalando un brazo herido. «Ustedes los periodistas vienen y nos informan todo el tiempo, pero nada cambia», se queja otro.

Cercas rodean Camp Lipa, un campamento de inmigrantes en el noroeste de Bosnia y Herzegovina. (Imagen: Charlotte Groß-Hohnacker)

Arnela Čauŝević trabaja en un TRC en el pueblo de Uŝivak, cerca de Sarajevo, la capital de Bosnia. Ella dice que a pesar de los obstáculos para ingresar a la UE, pocos inmigrantes optan por asilo en su país. «Solo conozco a dos o tres que intentaron solicitar asilo en Bosnia. Los otros continúan cruzando la frontera, incluso si necesitan 100 veces para tener éxito».

El campamento de Uŝivak alberga principalmente a familias, alojadas en contenedores construidos sobre suelo reseco por el calor del verano. Una familia de Pakistán ya se está preparando para cruzar la frontera solo unos días después de su llegada después de una caminata de 15 días desde Serbia con poca comida o agua y una hija enferma a cuestas. Su objetivo es llegar a Alemania.

Otra familia que huyó de Afganistán tras la vuelta al poder de los talibanes allí también se prepara para probar suerte en la frontera. «Si no logramos cruzar», dice el padre, «lo intentaremos de nuevo».

Katarina Machmer es una periodista radicada en Múnich que cubre temas de migración y política.

Te puede interesar: Calor, principal amenaza para los trabajadores agrícolas: especialistas de Stanford

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mantente conectado

951FansLike
1,652FollowersFollow
273FollowersFollow
138SubscribersSubscribe

Últimos artículos

Español de México