72.3 F
Redwood City
lunes, mayo 20, 2024
spot_img

Eagle Pass ha sido invadido, y no por inmigrantes

Eagle Pass, esta ciudad de Texas, antaño tranquila, ha sido invadida por un enjambre de agentes y oficiales en el marco de la guerra del Gobernador Greg Abbott contra los inmigrantes en la frontera sur de Estados Unidos.

Eagle Pass ha sido invadido, y no por inmigrantes
Jessie Fuentes de pie durante una vigilia el 7 de agosto organizada por residentes de Eagle Pass para protestar contra las políticas del gobernador Greg Abbot y recordar a los migrantes que murieron cruzando el Río Grande. Fuentes es propietario de un negocio de kayak en Eagle Pass, que puso en marcha tras jubilarse para ofrecer recorridos por el río. Según Manuel Ortiz, Fuentes es un hombre profundamente espiritual y un amante de la naturaleza. Ve las barreras de Abbot como una violación de la vida, tanto de las personas como del mundo natural. «Lo que el gobierno está haciendo aquí es matar el río… Están destruyendo nuestra comunidad.» (Crédito: Manuel Ortiz)

Esta ciudad, antaño tranquila, está ahora inundada de agentes fronterizos, policías y soldados, fruto de la guerra del gobernador de Texas contra los inmigrantes.

«Cuando te acercas a Eagle Pass desde San Antonio, no hay nada en kilómetros a la redonda… y luego oyes los helicópteros».

Así es como describe este pequeño pueblo de Texas que ahora se ha convertido en un punto clave en la actual lucha sobre la política de inmigración. Lo que antes era «un pueblo de paso» dice Ortiz, ha sido invadido ahora mismo, y no por los inmigrantes.

«Por todas partes ves policías, agentes fronterizos, soldados», dice Ortiz, que describe cómo preparó su portátil en un Starbucks local para asistir a una rueda de prensa sobre la situación en la frontera. «Estaba lleno de policías y agentes. Así que tuve que sentarme fuera», explica.

La escena que describe Ortiz es el resultado de las políticas cada vez más brutales del gobernador Abbott que intentan frenar el flujo de migrantes que llegan a la frontera sur, la mayoría de los cuales son mujeres, niños, madres y padres que huyen de condiciones terribles en sus países de origen.

Manuel Ortiz, sociólogo, periodista y director de documentales de Ethnic Media Services y Península 360 Press, informa que, incluso quiénes están a favor de una fuerte seguridad fronteriza, considera demasiado extremas las nuevas políticas del gobernador Abbot.

Las fotos de Ortiz, tomadas durante un reciente viaje a la región, pintan un panorama desolador de la esperanza y la desesperación que impulsan a los inmigrantes, por un lado; y las brutales medidas defendidas por funcionarios como Abbott y el candidato presidencial Ron DeSantis, por otro. Barreras flotantes con pinchos, sierras circulares y alambre de púas bordean tramos del río Grande que separan Eagle Pass de Piedras Negras, en el lado mexicano, mientras que alrededor del terreno calcinado, yacen los desechos de los inmigrantes que pasan: zapatos hechos jirones, botellas de agua vacías.

Un niño de tres años, exhausto, mira a un policía estatal, mientras su padre y su madre, con la cara quemada por el sol, se acuclillan a la sombra de un árbol y le aseguran que le traerán comida. Aguardan, esperanzados, pero inseguros.

Ésta es una comunidad con profundos e históricos lazos que trascienden la frontera, dice Ortiz, lazos que no serán cortados por trampas mortales flotantes y alambre de púas – imágenes que uno normalmente asociaría con lugares como la DMZ que separa Corea del Norte y Corea del Sur. De hecho, afirma, los residentes de Eagle Pass están contraatacando, incluso antiguos partidarios de Abbot, ahora dicen que sus políticas han ido demasiado lejos.

Personas como Jessie Fuentes, que tiene un negocio de kayak en Eagle Pass, o la Madre Isabel Turcio, directora de Casa Frontera Digna en Piedras Negras -donde se da cobijo y alimento hasta a 100 inmigrantes al día- se están organizando para protestar contra medidas que califican de inhumanas; medidas para infligir daños corporales a personas agotadas y empobrecidas que -como han hecho generaciones de personas antes que ellos- buscaban refugio, seguridad y la oportunidad de una vida mejor en Estados Unidos.

«Este país lo hicieron los migrantes», dice Ortiz. «Y lo que Abbot está haciendo es tratar a los inmigrantes como enemigos. Está librando una guerra contra los migrantes, que son las mismas personas que construyeron este país».

Barreras flotantes rematadas con púas e intercaladas con sierras circulares alinean tramos del Río Grande que separan Eagle Pass, Texas y Piedras Negras en México. Las barreras, que recientemente se vincularon con el descubrimiento de dos cuerpos, son parte de las medidas cada vez más duras que está adoptando el gobernador de Texas, Greg Abbot. (Crédito: Manuel Ortiz)
Muchos de los migrantes son mujeres, niños, madres y padres. Según Ortiz, llegan llenos de esperanza, después de arduos viajes, creyendo que una vez en suelo estadounidense encontrarán refugio, lo que muchas veces no es un hecho, ya que muchos son detenidos y deportados en 24 horas, mientras que otros enfrentan arresto por cargos de allanamiento de morada, son encarcelados hasta por dos semanas y luego son enviados de regreso al otro lado de la frontera. (Crédito: Manuel Ortiz)
«Cuando la gente cruza el río, a veces pierde los zapatos», dice Ortiz. «Vi migrantes con un solo zapato o sin zapatos. Entonces, comencé a tomar imágenes de lo que la gente deja en el camino. A veces los zapatos están tan gastados… los migrantes encuentran otros en el camino. Hay cubrebocas y botellas de agua. Hay muchos zapatos.» (Crédito: Manuel Ortiz)
Madre Isabel Turcio dirige Casa Frontera Digna Piedras Negras, un albergue que da refugio y alimenta hasta 100 migrantes por día. Turcio se unió a una vigilia en Eagle Pass realizada a solo 2 o 3 metros del Río Grande. Los participantes colocaron flores blancas en honor a los que murieron cruzando el río. «Así es como se ve la frontera», dice Ortiz. «Es feo». (Crédito: Manuel Ortiz)
Los residentes de Eagle Pass sostienen carteles que dicen Descanse en paz, en honor a Felecita Lucrecia, quien murió tratando de cruzar la frontera. «Es un río complicado», dice Ortiz, poco profundo en partes, pero con corrientes de mierda y lugares donde la profundidad puede cambiar repentinamente. Los migrantes a veces pueden sucumbir a un golpe de calor mientras cruzan, mientras que las barreras de Abbot se encuentran en secciones menos hondas, lo que obliga a los migrantes a cruzar en aguas más profundas. (Crédito: Manuel Ortiz)
Pocas personas en Eagle Pass abogan por fronteras abiertas, dice Ortiz. Pero hay una «diferencia entre una frontera controlada y la zona de guerra que hay ahora». El ejército de agentes y oficiales, agrega, no están para detener a los narcotraficantes, están para intimidar a los niños, a las madres, a los padres… y la agresión no es solo contra los migrantes, las personas en Eagle Pass también se están viendo afectadas. (Crédito: Manuel Ortiz)
Esta familia es de Ecuador, los únicos migrantes que conoció Ortiz de ese país. (La mayoría, dice, eran venezolanos). Le dijeron a Ortiz que viajaron 26 días para llegar a la frontera con Estados Unidos. El niño tiene 3 años. Estaba tan hambriento y sediento, explicó Ortiz, y agregó que los padres le contaron cómo los agentes fronterizos estadounidenses les arrojaron botellas de agua mientras cruzaban el río. Las botellas vacías son visibles por el lado del padre. Sobre ellos se encuentra un oficial de la Policía Estatal de Texas, observándolos mientras esperan la llegada de los agentes fronterizos. La familia fue arrestada por allanamiento de morada, dice Ortiz. (Crédito: Manuel Ortiz)

Esta nota fue publicada originalmente en Ethnic Media Services, y puedes consultarla dando clic aquí.

This publication was supported in whole or part by funding provided by the State of California, administered by the California State Library.

Te puede interesar: Flores blancas en zona de guerra

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mantente conectado

951FansLike
2,114FollowersFollow
607FollowersFollow
241SubscribersSubscribe

Últimos artículos

en_US