52.8 F
Redwood City
domingo, diciembre 4, 2022

Bakersfield, Columbus y Houston: tres ciudades que redujeron la falta de vivienda en EE. UU.

falta de vivienda en EE. UU.

El número de personas sin hogar en el país es cada vez más preocupante, sin embargo tres ciudades lograron reducir la falta de vivienda en EE. UU.

Desde el inicio de la pandemia por COVID-19, Estados Unidos ha enfrentado un aumento en el número de personas sin vivienda, y es que a pesar de los esfuerzos hechos por el gobierno y organizaciones la tasa de indigencia no logra bajar.

«Este no es un problema individual sino un problema comunitario» puntualizó Mary Scott, jefa del Equipo Ejecutivo de la Red de Puertas Abiertas, en una rueda de prensa ofrecida por Ethnic Media Services, en la que se reunieron expertos para discutir acerca de las estrategias que utilizaron ciudades como Bakersfield, Columbus y Houston para reducir el número de personas sin hogar.

La falta de empleo, los altos costos de renta, enfermedades mentales, abandono familiar, adicciones y otros problemas en la salud son algunas de las razones por las que las personas se ven orilladas a vivir en las calles y, con el inicio de la pandemia por COVID-19, las afectaciones a estos sectores vulnerables aumentaron. 

Scott comentó que «nuestra población sin techo es muy diversa y está esparcida en montañas, desiertos, campos de agricultores y muchos otros lugares».

Sin embargo, tres ciudades de los Estados Unidos han logrado reducir la tasa de indigencia gracias al esfuerzo conjunto de los condados, organizaciones, negocios privados, autoridades de vivienda y vecinos, quienes han estado dispuestos a acabar con este problema a través de cupones de vivienda, unidades de bajo costo, programas de remodelación de hoteles, incentivos y programas de gastos flexibles.

En 2019, Baskerfield redujo el número de personas sin vivienda, logrando tener menos de tres personas en situación de calle, alcanzando así la meta «funcional cero» de indigencia crónica, en la cual se consideran a personas que han vivido en la calle durante un año consecutivo o que han pasado por esta situación al menos cuatro veces y tienen una discapacidad documentada, sin embargo Scott comentó la importancia de volver a alcanzar esas cifras.

«En Columbus estamos haciendo prevención», señaló Marcus J. Salter, especialista en Estabilidad de la Vivienda en los Servicios de Mediación Comunitaria de Ohio. 

Comentó que en esta ciudad, se han hecho alianzas con la junta de albergues comunitarios para desarrollar «La red de prevención de indigencia» en la que colaboran organizaciones y personas que pueden ayudar a reducir los números de personas sin hogar.

Y es que en esta ciudad de los EE.UU, se ha buscado prevenir la indigencia mediante el otorgamiento de recursos a familias e individuos que estén en riesgo de perder su hogar para así reducir la demanda en los albergues comunitarios y que sean utilizados por quienes realmente lo necesitan, pues en Ohio existen solo cinco centros para adultos y dos albergues para familias, lo que vuelve complicado el proceso de otorgamiento de servicios para quienes habitan en dichos lugares.

En su oportunidad, Ana Rousch, vicepresidenta de operaciones de programas de la coalición para las personas sin hogar, comentó que en 2011 Houston ocupaba el sexto lugar en términos de la población más grande de personas sin hogar en el país pues había más de nueve mil personas experimentando indigencia, por lo que a pesar de los esfuerzos de los proveedores de servicios para personas sin hogar, fue identificada como una comunidad prioritaria por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de los Estados Unidos.

Señaló que desde el 2011 se ha disminuido la tasa de indigencia en un 63 por ciento, mientras que la tasa de indigencia crónica se redujo en un 69 por ciento. Sin embargo, el 52 por ciento de la población que experimenta la falta de hogar es afrodescendiente. «Esperamos declarar el número de indigencia “funcional cero” muy pronto», declaró Rousch.

También puntualizó que el éxito que se ha tenido es el resultado de la colaboración entre el gobierno, propietarios y cientos de organizaciones sin fines de lucro que buscan no solo sacar a las personas de la situación de calle, sino también proveerles apoyos cuando se encuentren establecidos en una vivienda.

Asimismo, Catherine Villarreal, directora de comunicación de la Coalición para las Personas Sin Hogar, comentó que criminalizar la indigencia no es una opción para acabar con ella, pues desarmar los campamentos de este sector solo provoca que se movilicen de un lado a otro, por lo que la solución es «poder ofrecerle vivienda a todos».

Finalmente, Matthew Lewis, director de comunicación en Yes, In My Back Yard ‒YIMBY, por sus siglas en inglés‒ en California, puntualizó que en el «estado dorado» hay más de sesenta mil personas en situación de calle, pues ha habido una crisis de construcción de vivienda debido a las restricciones en la materia, además de problemas económicos que no permiten que los individuos conserven sus hogares.

«Cuando tienes una ciudad en crecimiento, especialmente una ciudad que está agregando una gran cantidad de trabajos, la consecuencia de esas restricciones –de vivienda– es que a medida que vas bajando en la escala de ingresos, la gente en la parte inferior se queda sin hogar» señaló Lewis.

Los expertos comentaron al final de la rueda de prensa que el problema de indigencia es solucionable, sin embargo señalaron también la importancia de realizar un acercamiento holístico para lograr estrategias que permitan educar, prevenir y reintegrar a las personas en sus hogares.

Te puede interesar: Línea de atención a crisis 988 inicia operaciones en el condado de San Mateo

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mantente conectado

951FansLike
1,652FollowersFollow
281FollowersFollow
138SubscribersSubscribe

Últimos artículos

Español de México