Insomnio cuesta a EE. UU. 400 mil mdd al año

insomnio en EE. UU.

*Un tercio de los estadunidenses no concilian el sueño 

Por Pamela Cruz. Península 360 Press [P360P]
Dar vueltas sobre la cama por horas y no poder dormir se ha vuelto cada vez más común en muchos adultos.

En los últimos años, la falta de sueño se ha convertido en un problema crítico con implicaciones de gran alcance para la salud y el bienestar humanos. 

Tan solo en EE. UU., uno de cada tres ciudadanos sufre de insomnio, y a nivel mundial, hasta el 45 por ciento de la población lo hace.

La pérdida de sueño, en particular el profundo ‒o de ondas lentas‒, está relacionada con una larga lista de afecciones crónicas de salud, como la enfermedad de Alzheimer, ansiedad, demencia, depresión, hipertensión y diabetes tipo 2, además afecta la función cognitiva, la atención y la toma de decisiones, de acuerdo con los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU. (NIH, por sus siglas en inglés).

Además del efecto perjudicial sobre la salud, la falta de sueño conlleva altos costos económicos, estimados en 680 mil millones de dólares al año en cinco países de la OCDE, de los cuales, tan solo 400 mil millones de dólares son en EE. UU., detalla en un informe la organización de investigación sin fines de lucro, Rand.

Se cree que la ausencia laboral relacionada con el sueño explica la pérdida de diez millones de horas de trabajo al año en la Unión Americana, o alrededor de 1.23 millones de días laborales debido a la falta de sueño.

El documento también explica que la pérdida de sueño también afecta la productividad, pues de acuerdo con un análisis que utiliza datos de empresas estadounidenses, el costo anual por empleado se calcula entre mil 300 y tres mil dólares, lo cual aumenta los costos de atención médica para los empleadores.

De acuerdo con el “Informe de pronóstico del mercado de dispositivos de tecnología del sueño 2020-2026”, Global Market Insights, en Estados Unidos, el número de patentes de tecnología relacionada con el sueño ha aumentado en un promedio del 12 por ciento al año durante la última década. 

Dichos pronósticos del mercado indican que la afluencia resultante de dispositivos para dormir podría llevar al mercado global a unos 32 mil millones de dólares para 2026, frente a los 11 mil millones de dólares en 2019. 

Y es que, en los últimos años, el auge de los relojes inteligentes, los rastreadores de actividad física y otros dispositivos portátiles de consumo ha hecho posible controlar  a escala el sueño de forma remota 

La información de estos dispositivos está brindando información que se puede utilizar para comprender mejor el sueño y encontrar formas de contrarrestar el insomnio .

La tecnología del sueño es ahora una industria en crecimiento que atrae a nuevos participantes, desde nuevas empresas hasta grandes tecnológicas, con interés de compañías de seguros, organizaciones de atención médica, empleadores y legisladores.

Muchos de los nuevos dispositivos se enfocan en monitorear la calidad del sueño, el movimiento y las señales biológicas y, por lo tanto, abren la posibilidad de checar con precisión el sueño por primera vez.

A medida que los dispositivos portátiles se vuelven cada vez más comunes, la monitorización remota podría convertirse en una herramienta útil para los médicos que buscan desarrollar una mejor comprensión del sueño y encontrar formas eficaces de tratar sus trastornos, detalló la consultora McKinsey & Company.

En ese sentido, la doctora Phyllis Zee, profesora de neurología y directora de la División de Medicina del Sueño de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad de Northwestern, señaló a la consultora que «conocer los patrones de exposición a la luz y de actividad sueño-vigilia de millones de personas nos ayudará a definir mejor lo que un sueño saludable o anormal realmente parece».

Sin embargo, el doctor Colin Espie, profesor de medicina del sueño en la Universidad de Oxford, también quería más evidencia. Señaló que la tecnología puede tener un efecto perjudicial, causando estrés y haciendo que las personas duerman menos bien. 

Además, refirió en entrevista que las quejas de las personas sobre el sueño «no necesariamente coinciden con las medidas tomadas por los dispositivos. La creencia de que un dispositivo te está ayudando a manejar una condición como la hipertensión o insomnio puede distraer de buscar un consejo clínico genuino».

En un reciente informe realizado por la consultora McKinsey, se detalla que algunas empresas de tecnología de la salud ya utilizan datos de comportamiento para ayudar a las personas a adoptar mejores hábitos de sueño. Los datos de comportamiento de los rastreadores del sueño, por ejemplo, pueden respaldar técnicas como la terapia cognitivo-conductual (TCC) que ha demostrado en ensayos clínicos se eficaz para tratar el insomnio y otros trastornos del sueño.

Destaca que, tradicionalmente, la TCC se proporciona de forma individualizada por especialistas, por lo que ampliar la terapia a grandes poblaciones es difícil. Pero la investigación sobre nuevas intervenciones de TCC digital sugiere que pueden proporcionar un tratamiento eficaz y rentable para el insomnio.

Uno de los primeros en adoptar técnicas de monitoreo remoto del sueño, dijo, es la empresa de atención médica ResMed, con sede en California, que ofrece dispositivos y tecnologías de salud digital para tratar la apnea del sueño. 

Además, explica que las compañías de seguros médicos pueden acelerar la tendencia hacia la monitorización remota del sueño a medida que se den cuenta de su valor. En casos de sospecha de apnea del sueño, por ejemplo, la mayoría de los pagadores de EE. UU. recomiendan una evaluación inicial mediante una prueba de sueño en casa antes de reembolsar una estadía de una noche en una clínica del sueño. Ese enfoque ahorra tiempo y esfuerzo al paciente y reduce los costos asociados con la detección hospitalaria.

Por su parte, precisa que empresas farmacéuticas, de tecnología médica y de bienestar interesadas en expandirse a la tecnología del sueño, podrían mejorar sus posibilidades de éxito al observar algunos principios rectores. 

«Primero, podrían estructurar asociaciones en línea y fuera de línea que tengan en cuenta todo el viaje del paciente para el insomnio o la apnea del sueño, investigar enfermedades que tienen un componente del sueño y agregar servicios relacionados con el sueño a las ofertas específicas de enfermedades. En segundo lugar, podrían crear valor con los socios integrando nuevas ofertas comerciales ‒como monitoreo remoto del sueño o diagnóstico, adherencia y tratamiento en línea‒ en el negocio principal existente. En tercer lugar, podrían crear valor para todos los participantes del ecosistema al brindarles a los consumidores acceso 24 horas al día, 7 días a la semana, al monitoreo y diagnóstico digital», detalla el documento.

Según los investigadores del sueño y los médicos, las personas pueden mejorar su propio sueño estableciendo horarios constantes para dormir y despertarse, aumentar el ejercicio por la mañana, reducir el consumo de alcohol y cafeína, y eliminar la exposición a la luz azul de las pantallas durante al menos una hora antes de acostarse. 

Para los empleadores, las recomendaciones incluyen reconocer la importancia del sueño para la salud y el rendimiento en el lugar de trabajo, brindar acceso a servicios como cabinas para tomar siestas y gimnasios, y desalentar el trabajo fuera del horario laboral.

Te puede interesar: Orgasmos múltiples: virtud para todos, gozo para algunos

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mantente conectado

943FansLike
1,621FollowersFollow
232FollowersFollow
124SubscribersSubscribe

Últimos artículos

Español de México