81.8 F
Redwood City
sábado, junio 22, 2024
spot_img

Muchos latinos californianos no votan ¿Pueden motivarlos los candidatos al Senado de EE. UU.?

Muchos latinos californianos no votan, aunque constituyen el grupo racial y étnico más grande en todo el estado, según muestra una investigación.
Muchos latinos californianos no votan, aunque constituyen el grupo racial y étnico más grande en todo el estado, según muestra una investigación. Representan sólo el 25 por ciento de los probables votantes del estado a pesar de representar el 36 por ciento de la población adulta en todo el estado, según el Instituto de Políticas Públicas de California. Foto: P360P

Por Yue Stella Yu. CalMatters.

Durante seis generaciones desde que emigró de México a Estados Unidos, la familia de Clarissa Rentería nunca votó.

Si algún correo de campaña llegara durante la temporada electoral, los padres de Rentería, quienes trabajaban como trabajadores de almacén en Woodlake, un pueblo agrícola de 7 mil 600 habitantes en el cinturón de cítricos de California, los tirarían a la basura. Cuando su vecino fue elegido alcalde de Woodlake, el padre de Rentería hizo caso omiso. “Mírenlo tratando de encajar”, recuerda Rentería que dijo su padre.

“Mi familia simplemente no se sentía incluida en la política, no se sentía vista”, dijo Rentería, de 25 años, en una entrevista en un evento de registro de votantes en Tulare. “Fue como: ‘Ustedes obviamente no se preocupan por mí. A mí no me importan ustedes y no voy a votar. Simplemente voy a trabajar para vivir y eso es todo'”.

La falta de compromiso es común entre millones de latinos californianos elegibles que no pueden votar cada año. Los latinos son los que tienen menos probabilidades de votar, aunque constituyen el grupo racial y étnico más grande en todo el estado, según muestra una investigación. Representan sólo el 25 por ciento de los probables votantes del estado a pesar de representar el 36 por ciento de la población adulta en todo el estado, según el Instituto de Políticas Públicas de California.

Pero podrían ser la clave para la carrera por el Senado de Estados Unidos en 2024, ya que son un bloque de votantes en gran medida desaprovechado por los principales candidatos.

“Quien gane a los votantes latinos ganará las primarias de marzo de 2024”, dijo Christian Arana, vicepresidente de políticas de la Latino Community Foundation.

¿Pero quién será? A menos de cuatro meses de las primarias del 5 de marzo, muchos votantes latinos aún no están seguros.

Los principales candidatos demócratas, los representantes estadounidenses Barbara Lee, Katie Porter y Adam Schiff, obtienen en las encuestas menos del 20 por ciento entre los votantes latinos, mientras que entre el 30 y el 40 por ciento siguen indecisos, según encuestas realizadas este año. En una encuesta de octubre de la Fundación Comunitaria Latina y BSP Research entre 900 votantes latinos, aproximadamente la mitad dijo que aún no tenían una opinión sobre los candidatos al Senado o que no sabían lo suficiente sobre ellos para formar una.

“Aún no vemos que ningún electorado latino se conecte con ningún candidato en particular para el Senado de Estados Unidos”, dijo Matt Barreto, fundador de BSP Research y del Instituto de Política y Política Latina de la Universidad de California en Los Ángeles.

“Creo que todos estos candidatos que se postulan ahora están atrasados”.

Entre todos los votantes, Schiff y Porter son los favoritos en las encuestas de los últimos dos meses, muy por delante de Lee y los republicanos, aunque aproximadamente un tercio de los encuestados todavía están indecisos. Los dos que obtengan más votos el 5 de marzo, independientemente del partido, avanzarán a las elecciones generales de noviembre.

Los candidatos se reunieron con líderes latinos, realizaron giras de escucha en comunidades de color y visitaron a dueños de negocios latinos en todo el estado, algunos ya en febrero, según las campañas. También han estado acumulando el respaldo de líderes latinos a nivel local y nacional. El 4 de noviembre, los tres principales demócratas (Lee, Porter y Schiff) participaron en un foro sobre cuestiones de inmigración organizado por la Coalición para el Fondo de Acción por los Derechos Humanos de los Inmigrantes.

Pero los expertos políticos dicen que se requiere mucho más para ganar el apoyo de los votantes latinos: una campaña temprana, consistente y agresiva, pero más importante aún, temas que resuenen lo suficiente como para persuadir a los latinos no sólo a votar, sino a votar por ellos.

“La baja participación electoral es un indicador casi tan significativo de la falta de atractivo de un mensaje como votar por otro partido”, dijo Mike Madrid, ex director político del Partido Republicano de California y estratega político con experiencia en el voto latino.

“No me importa qué tan temprano empieces. Si no tienes un mensaje que resuene, no importa”.

En cuanto a la población, el poder político potencial de los latinos en California parece incomparable.

Son el grupo racial y étnico más grande y representan el 40 por ciento de la población del estado. California también alberga a 8 millones (o una cuarta parte) de los votantes latinos elegibles del país, más que cualquier otro estado, según el Pew Research Center. Y ese número está creciendo debido a que los jóvenes latinos alcanzan la mayoría de edad, lo que aumenta su participación en la población votante elegible del estado.

Pero los latinos están significativamente subrepresentados en el registro de votantes y en la participación a nivel estatal y nacional.

Constituían sólo el 14 por ciento de los “votantes frecuentes” (aquellos que votaron en al menos cinco de las siete elecciones más recientes), mientras que los votantes blancos representaban el 71 por ciento, según una encuesta de agosto del Instituto de Estudios Gubernamentales de Berkeley de la Universidad de California.

Los latinos también tuvieron la tasa de participación más baja de todos los grupos en las elecciones de 2020 a nivel estatal y nacional, según un análisis de 2022 realizado por el Instituto de Política y Política Latina de UCLA. Los datos muestran que sólo el 60 por ciento de los latinos elegibles en California se registraron para votar, y solo el 55 por ciento de los latinos elegibles votaron. Representaron el 32 por ciento de los votantes elegibles de California, pero sólo el 27 por ciento de los que votaron ese año.

Más pobre + más joven = menos comprometido

¿Por qué es menos probable que los latinos voten?

Un factor que contribuye: los latinos son desproporcionadamente más pobres, especialmente en California, que se encuentra entre los estados con mayor desigualdad de ingresos, señaló Madrid.

Más de la mitad de los californianos que viven en la pobreza son latinos, según datos del Instituto de Políticas Públicas de California. Sólo 1 de cada 10 hogares latinos puede permitirse una casa de precio medio en el estado, un porcentaje inferior al de sus homólogos blancos y asiáticos, según la Asociación de Agentes Inmobiliarios de California.

Los jóvenes también tienen un menor “interés en la sociedad”, ya que es menos probable que sean padres o propietarios de viviendas, quienes tienden a invertir más en la política local, como los impuestos a la propiedad o los bonos escolares, señaló Madrid.

“Si no se hace eso, se tendrá una sociedad móvil muy transitoria, y muy cívicamente desconectada, lo cual no es bueno para la democracia”, afirmó.

‘Privados de derechos’ y desconectados

Mateo Fernández, de 17 años, votará por primera vez el próximo año. Si bien está emocionado, el nativo de San Diego dijo que nadie a su alrededor habló sobre votar hasta que estuvo en octavo grado.

“Mucha gente te dirá: ‘Simplemente no sé… cómo funciona eso’. O se sienten desesperados, como si no tuvieran poder sobre lo que sucede a su alrededor porque todos los demás parecen mucho más poderosos”, dijo.

Jovonna Rentería vio lo mismo en su comunidad. Dijo que los latinos se sienten “privados de sus derechos” y han “perdido la fe en el sistema” ya que no ven cómo pueden beneficiarse de esas elecciones.

La sensación de desconexión se debe en parte a una falta histórica y actual de alcance de las campañas políticas, dijo Mindy Romero, fundadora y directora del Centro para la Democracia Inclusiva y politóloga que estudia la votación y la subrepresentación entre comunidades de color.

Es un problema del huevo y la gallina que se repite en otros estados como Texas: los latinos tienen menos probabilidades de votar porque las campañas rara vez llegan a ellos, pero las campañas están menos inclinadas a llegar a ellos porque se centran en los votantes probables, señaló Romero.

“Sabemos que a menudo en la comunidad latina… es necesario defender el caso y generar confianza y utilizar mensajeros confiables”, dijo. “Aún no vemos candidatos que lo hagan, o al menos no de manera sostenida”.

Pero cuando las campañas logran llegar, algunas se basan en estereotipos sobre las comunidades latinas, organizando eventos con bandas de mariachis, pronunciando algunas palabras en español y “lanzándose en paracaídas” dentro y fuera, dijo Romero.

“Cuando no hay movilidad económica ascendente… eso es un problema muy grande para la participación”, precisó Madrid.

Jovonna Rentería, una votante latina de 26 años en el condado de Tulare, dijo que los latinos de clase trabajadora en su vecindario priorizan sus necesidades inmediatas, como vivienda, comida y cuidado infantil, antes que votar. Su madre trabaja en un almacén y ella es una estudiante universitaria de primera generación que se especializa en trabajo social.

“Cuando la gente está tan concentrada en tratar de sobrevivir, (la votación) queda de lado”, dijo Rentería, quien no es pariente de Clarissa Rentería.

Los latinos en California también tienden a ser más jóvenes, y más de la mitad de la población del estado de 24 años o menos son latinos, según muestra una investigación. A nivel nacional, 34 millones de jóvenes latinos estarán calificados para votar el próximo año.

Pero los votantes más jóvenes tienen menos probabilidades de participar, dicen los expertos políticos. Suelen ser menos ricos y estar motivados para votar no por costumbre, sino por cuestiones que les importan, dijo Mark Baldassare, director de encuestas del Instituto de Políticas Públicas de California.

También se sabe que las campañas presidenciales organizan eventos en taquerías para atraer el voto latino, corriendo el riesgo de lo que Barreto llamó “hispanderismo”. Tanto Hillary Clinton como Joe Biden cenaron en King Taco, un famoso local de Los Ángeles, durante sus campañas presidenciales.

“Pero hay mucho más en nuestra comunidad que esa taquería en particular en el este de Los Ángeles”, dijo Arana.

El alcance inconsistente hace que los votantes latinos se sientan ignorados, dijo José Barrera, vicepresidente nacional para el Lejano Oeste de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos.

“Cada cuatro años parece que todo el mundo quiere nuestro voto”, dijo. “Pero una vez elegidos, los candidatos parecen olvidarse de nosotros… ¿Por qué deberíamos nosotros, como comunidad, apoyar a algunas personas que realmente prometen todo, pero nunca cumplen?”

Una carrera muy abierta

Cuando CalMatters les preguntó cómo se habían conectado con los votantes latinos, los principales candidatos al Senado de los Estados Unidos señalaron sus esfuerzos de divulgación, respaldo y trayectoria.

Lee, Porter y Schiff se han reunido con empresarios y líderes latinos en el sur de California, el Valle Central y el área de la Bahía, y han realizado la mayoría de los eventos en San Francisco, Los Ángeles, San Diego, Fresno o áreas cercanas, según sus campañas.

Las tres campañas señalaron su defensa en el Congreso de un camino hacia la ciudadanía para inmigrantes indocumentados y de la ampliación de la cobertura de atención médica. Todos ellos son copatrocinadores de la versión de la Cámara de Representantes de la “Ley de Registro”, que permitiría a algunos inmigrantes indocumentados calificar para un estatus legal.  

La campaña de Schiff destacó su apoyo a la ampliación de los créditos tributarios por hijos, viviendas asequibles, energía limpia y más, así como su papel al liderar el primer juicio político contra el expresidente Donald Trump. También presentó la Ley de Mejora y Expansión de Head Start, que invertiría miles de millones en la prestación de servicios a niños de familias de bajos ingresos.

La campaña de Porter también señaló que ella presionó para obtener más asistencia lingüística para los votantes que no hablan inglés y abogó por pruebas gratuitas de COVID-19 para todos. También fue la primera candidata al Senado en lanzar el sitio web de su campaña en varios idiomas, incluido el español, dijo su campaña.

Lee, que respondió a CalMatters después de que se publicó la historia, principalmente promocionó su postura sobre cuestiones de inmigración, señalando que es la única candidata que votó en contra de la creación del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EE.UU. en 2002 y dice que ahora quiere recortar las aduanas. y la financiación de Protección Fronteriza a la mitad. Schiff, entonces en su primer mandato, votó a favor de la creación de ICE. Lee también destacó su larga trayectoria de apoyo a Medicare para todos y dijo que apoya la cancelación de todas las deudas estudiantiles.  

Lexi Reese, una candidata demócrata que apenas aparece en las encuestas, dijo que su experiencia como propietaria de un negocio la ayuda a comprender las luchas de las pequeñas empresas. Dijo que es la única que habla español con fluidez en la carrera y realizó recorridos de escucha en ambos idiomas.

Un portavoz de Eric Early, uno de los principales contendientes republicanos, dijo que los votantes latinos con los que habló quieren un costo de vida más bajo, regulaciones más estrictas sobre los delitos violentos y detener “el adoctrinamiento de nuestros niños en las escuelas” y “la avalancha de inmigración ilegal”. y fentanilo a través de la frontera sur”. También promocionó su demanda contra el Distrito Escolar Unificado de Santa Bárbara por capacitación en diversidad, que fue desestimada en un tribunal federal.

El republicano Steve Garvey, la leyenda de los Dodgers de Los Ángeles que entró en la carrera el mes pasado, no respondió a una consulta de CalMatters.

Si bien los grupos de defensa de los latinos no han anunciado o no planean respaldos, algunos líderes comunitarios notables han tomado una decisión.

Schiff, que ha recibido docenas de respaldos de legisladores y líderes latinos, obtuvo el apoyo del presidente de la Asamblea estatal, Robert Rivas, de la representante federal Nanette Barragán, presidenta del Caucus Hispano del Congreso, y hoy del ex alcalde de Los Ángeles, Antonio Villaraigosa. La campaña de Porter destacó el apoyo de casi una docena de líderes latinos, incluido el representante federal y ex alcalde de Long Beach, Robert García, así como Eddie Martínez, director ejecutivo de Latino Equality Alliance y alcalde de Huntington Park. Lee también recibió el respaldo de Dolores Huerta, activista desde hace mucho tiempo y cofundadora de United Farm Workers.

Pero a pesar de los esfuerzos de algunas campañas durante meses, una porción considerable de los votantes latinos todavía está indecisa, según muestran las encuestas. Esto se debe en parte a que ninguno de los principales candidatos ha estado en una boleta estatal y, por lo tanto, su nombre tiene poco reconocimiento, dicen algunos expertos.

“No creo que ninguno de los candidatos tenga una ventaja natural”, dijo Baldassare. “(Schiff) ha tenido un alto perfil en Washington, pero eso no significa que tenga un alto perfil entre los votantes de California”.

Además, las campañas deben ir más allá de la inmigración como tema principal, que es una “reliquia del pasado”, dijo Madrid. Una porción del electorado en rápido crecimiento son latinos nacidos en Estados Unidos que no están tan motivados por el tema, y ​​las encuestas han demostrado que la economía, la inflación y el desempleo -no la inmigración- son consistentemente los principales temas entre los latinos, dijo.

“¿Cómo es posible que el grupo étnico más grande del estado tenga las tasas de participación electoral más bajas cuando te dicen… que el tema número uno que tienen es el empleo y la economía y, sin embargo, todos los grupos de defensa de los latinos están hablando ¿Qué es la inmigración?

El foro del 4 de noviembre se centró casi exclusivamente en la inmigración. Madrid sostiene que, si bien el tema era importante, no debería serlo todo.

Fátima Flores, portavoz de la coalición que organizó el foro, dijo que su objetivo era “destacar las intersecciones de otros temas dentro de la inmigración” para que los miembros pudieran “salir informados y conocedores”.

Y Angélica Salas, directora ejecutiva de la coalición, dijo que quiere ver un “portador de la antorcha” en temas de inmigración entre los candidatos al Senado que buscan suceder a la fallecida senadora Dianne Feinstein, a quien Salas consideraba una “vanguardia” de la reforma migratoria.

“Sí, todos nos apoyan”, dijo Salas sobre los principales demócratas en la carrera. “Pero estamos buscando al líder que hará avanzar esta causa, pero más importante aún, que finalmente será parte del liderazgo que llevará la reforma migratoria a la meta”.

Arana dijo que está contento de que los candidatos hayan atraído a los votantes latinos. Pero deben asegurarse de que el alcance sea consistente y que el mensaje sea preciso, dijo, señalando la victoria del senador de Vermont Bernie Sanders en las primarias presidenciales de California en 2020.

Sanders propuso universidades públicas libres de deudas y atención médica universal, lo que resonó entre los jóvenes votantes latinos, dijo Arana.

“Abrió oficinas en áreas donde las campañas… normalmente no lo harían”, dijo. “No sólo abrió esa oficina, sino que contrató a gente de la comunidad, por lo que casi parecía que era una asociación para cambiar el país”.

Por ahora, las cosas han estado mayormente tranquilas en la ciudad de Tulare.

En la campaña local de registro de votantes y celebración del Día de Los Muertos organizada por varios grupos de defensa de los latinos, incluida la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos, se presentaron dos docenas de residentes, algunos atraídos por la comida gratis. A media cuadra de distancia, un tren pasaba silbando cada pocos minutos sobre las vías que atravesaban la ciudad, el claxon a todo volumen contrastaba con el soñoliento centro de la ciudad.

“Pensé que no era real”, dijo Clarissa Rentería afuera del lugar del evento, bromeando sobre cuándo se enteró por primera vez. Este tipo de eventos son raros en Tulare, dijo. Nadie ha llamado a su puerta para los candidatos al Senado y ella no ha visto signos de campaña de extensión en el área.

“Realmente no tenemos mucho de eso por aquí”, dijo. “Pero siento que tan pronto como consigas que otras personas que también son mexicanas, como yo, vean: ‘Oye, estoy hablando de estos temas’, tal vez se involucren más. Creo que eso es lo que necesitamos. ver”.

Lea la nota original dando clic aquí.

Te puede interesar: Generar seguridad y confianza, reto para las elecciones de 2024 en EE. UU.

Península 360 Press
Península 360 Presshttps://peninsula360press.com
Estudio de comunicación digital transcultural

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mantente conectado

951FansLike
2,114FollowersFollow
607FollowersFollow
241SubscribersSubscribe

Últimos artículos

en_US