63 F
Redwood City
jueves, octubre 21, 2021

Los deportes de otoño suponen un reto para la salud y la seguridad

Crédito: Noah Braunstein

Este fin de semana de apertura del fútbol de AYSO trajo consigo balones de fútbol, espinilleras y tacos, pero también, el uso obligatorio de cubrebocas y algunas disensiones.

En toda el área de la bahía, los jóvenes están volviendo a una variedad de deportes de otoño, muchos de los cuales fueron interrumpidos por la cuarentena hace un año. La actual pandemia de COVID-19 y la variante Delta tiene a los equipos y a los responsables de las ligas tratando de equilibrar la salud y la seguridad con el deseo de que los niños vuelvan al campo; sin embargo, con las diferentes opiniones y políticas sobre las normas de seguridad, como el uso de cubrebocas y la vacunación, los responsables de la liga se encuentran en una posición difícil.

«Todos estamos deseando dejar atrás la pandemia y todas sus restricciones, pero todavía no hemos llegado a ese punto», dijo la directora de Parques y Actividades Recreativas de Belmont, Brigitte Shearer.

Shearer explicó que hay muchos niveles de directrices: las precauciones básicas son exigidas por el estado y el condado, las siguientes incluyen los estatutos específicos de la ciudad, y otras precauciones dependen de las ligas individuales. 

Actualmente, según el anuncio del condado de San Mateo del 19 de mayo, las personas totalmente vacunadas no tienen que llevar cubrebocas en exteriores, excepto cuando no se pueda mantener el distanciamiento físico.

En Redwood City, el director de Servicios Comunitarios, Eric Newby, declaró que la ciudad sigue de cerca los requisitos del estado y del condado.  

«Hasta ahora no hemos visto ningún caso y estamos vigilando constantemente la evolución de la situación», dijo Newby.

La política de la ciudad de Belmont añade una de las directrices más estrictas, citando: «La mayoría de nuestros programas presenciales y equipos deportivos están diseñados para jóvenes de 12 años o menos, la mayoría de los cuales no son actualmente elegibles para recibir la vacuna». Teniendo en cuenta las recientes directrices de los CDC del 16 de mayo, en las que se afirma que los niños no vacunados deben seguir usando cubrebocas y mantener el distanciamiento físico, la política actual de Belmont es «seguir exigiendo a los jóvenes y al personal que porten cubrebocas en el interior y en el exterior».

Las normas municipales afectan a todas las ligas que juegan en sus campos. Zeljko Zivkovic, Comisario Regional de la AYSO, inició la temporada con una carta cuidadosamente redactada en la que pedía a las familias que siguieran las directrices de la ciudad.  

Joe Revels, presidente de la Belmont Redwood Shores Little League, BRSLL, emitió una declaración similar:

«Sé que no es lo ideal, pero debemos insistir en el cumplimiento del 100%. La seguridad de nuestros niños es extremadamente importante para nosotros y el cumplimiento de todos los mandatos por COVID-19 es nuestra mejor herramienta para hacer todo lo posible por mantenerlos seguros. Además, podríamos enfrentarnos a la cancelación de nuestro programa de otoño y a la pérdida de los permisos  si la ciudad de Belmont nos considera incumplidores». dijo Revels. 

Sin embargo, no todos están de acuerdo con las prácticas más restrictivas. 

En el Complejo Deportivo de Belmont, el primer día de la temporada de AYSO, un partido de fútbol femenino sub-12 se retrasó porque los entrenadores y los árbitros discreparon sobre las diferentes políticas de uso de cubrebocas por COVID-19 durante el juego interurbano. Los jugadores de Belmont debían llevar cubrebocas y pidieron a los visitantes de Menlo Park que las cumplieran.  

El entrenador de Menlo Park, Andrew Tiley, consideró que el retraso era innecesario, ya que su equipo tuvo problemas para encontrar cubrebocas para todos los jugadores.  

«No es necesario. Los niños están al aire libre, y hay poco riesgo de infección. Nuestra liga sugiere cubrebocas, pero son opcionales», dijo Tiley. 

Sin embargo, el padre Bence Oralai, cuyo hijo juega en un equipo de fútbol de Belmont United, apoya el uso de cubrebocas. «Si hace que las cosas sean más seguras, es una manera de mantener a nuestros hijos más sanos y capaces de disfrutar de actividades saludables y divertidas como el fútbol», dijo Oralai. 

Newby y Shearer estuvieron de acuerdo en que, en el caso de jugar contra otras ciudades, prevalecerían las normas del lugar de acogida de la ciudad. «Si un equipo de Santa Clara viniera a jugar a Redwood City, tendría que seguir las directrices del condado de San Mateo», dijo Newby.

Además de la variación de las políticas de los árbitros, la aplicación de estas ha sido otro problema constante. Mientras que el fútbol y el béisbol de la BRSLL se adhieren al uso de cubrebocas, los jugadores de sóftbol y los de béisbol de Babe Ruth no lo hacen. Shearer reconoció que la política es difícil de aplicar, y que depende de que los comisionados de las ligas sigan las reglas. 

Los jugadores de las Ligas Menores de Belmont juegan con cubrebocas, aunque muchos jóvenes lo consideran difícil.

Crédito: Noah Braunstein

A algunos jugadores jóvenes no les gustan las máscaras.

«En realidad, no me gustan los cubrebocas. Me dificultan la respiración cuando corro, y es muy difícil cuando hace calor. Además, no puedo ver las caras de mis amigos», dice Elliott Sternke, de 11 años.

Oliver, el hermano de Elliott, de 10 años, coincidió: «Son todos molestos».

A pesar del malestar de los jugadores, el creciente número de casos de COVID-19 pediátrico obliga a los responsables de la liga y de la ciudad a estar siempre atentos. 

Matt Kerby, árbitro regional y miembro de la junta directiva de AYSO, considera que los cubrebocas son la mejor herramienta para prevenir el COVID-19 en estas circunstancias.

«A nadie le gusta llevar cubrebocas, pero es una herramienta de bajo costo para reducir el riesgo de transmisión. La seguridad de los jugadores es la prioridad número uno de AYSO y la mascarilla contribuye a la seguridad de todos, especialmente de los no vacunados, de los que somos responsables», dijo Kerby.

Las precauciones de seguridad por COVID-19 no son el único problema que plantean las ligas, ya que los organizadores también tienen que lidiar con la volátil calidad del aire alimentada por los recientes incendios. En Belmont, la ciudad exige que los deportes juveniles se cancelen si el índice de calidad del aire es superior a 200, lo que, a veces, obliga a los entrenadores a suspender los entrenamientos en el último momento. 

Shearer ofreció algo de optimismo en medio de la pandemia: «Con la noticia de hoy de que una vacuna para las edades de 5 a 11 años puede estar disponible pronto, viene la esperanza de que podamos modificar nuestras directrices en el futuro».  

En medio de los numerosos retos que se plantean, corresponderá a las ciudades y a los funcionarios de la liga hacer cumplir las políticas actuales y existentes, sin perder de vista las condiciones que se producen con rapidez y que cambian continuamente. 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mantente conectado

848FansLike
1,550FollowersFollow
177FollowersFollow
56SubscribersSubscribe

Últimos artículos

Español de México