Sabroso operativo de la Unidad de Policía Comunitaria de la Oficina del Alguacil del Condado de San Mateo

Península 360 Press

Península 360 Press


A las 13:00 horas de la calurosa tarde del miércoles 23 de septiembre, arribó a la intersección de las calles Hampshire y Halsey del área de North Fair Oaks, un operativo con varios vehículos de la Oficina del Alguacil.

El claxon de los vehículos policiacos, así como el breve chillido de una sirena, se combinó con el tradicional sonido del carrito de helados. 

La gente comenzó a acercarse. El carrito de helados abrió sus puertas y uno de los alguaciles anuncio por un megáfono, “¡helados gratis, traiga, traiga a sus pequeños a comer helado!”.

Entre rostros de sorpresa y risas, niñas y niños de la mano de sus padres hicieron fila frente para pedir su helado, los cuales eran entregados junto con juguetes por el mismo Carlos G. Bolaños, Alguacil del Condado de San Mateo y Christina Corpus, comandante de la Unidad de Policía Comunitaria.

“La razón por la cual estamos aquí regalando helados es porque la Unidad de Policía Comunitaria del Condado de San Mateo trabaja muy duro para construir y mantener relaciones positivas con la comunidad”, dijo el Sargento Salvador Zuno.

Península 360 Press

Un auto que circulaba por la calle Hampshire se detuvo frente a la fila. En su interior, una mujer, con su hijo de aproximadamente 3 años en el asiento trasero, merodeaba con la mirada intentando descubrir lo que estába pasando. De pronto un oficial se aproximó a su ventana y en lugar de pedirle la licencia y la tarjeta de registro, este le ofreció amablemente un helado para su hijo. “Si, de chocolate por favor”, respondió ella.

“Me dio gusto que mis dos hijos recibieran su helado y que vean que no todos los policías son malos ni racistas”, comento la señora Adriana Rosas, mamá de una niña de 7 años y un niño de 4 años. “Si más policías en el país fueran como estos (señalando a los alguaciles que repartían helados), tendríamos menos crimen porque la gente los apoyaría, y no habría tantas protestas porque no habría abusos racistas”.

“Esta es una manera para recordarle a la gente que nosotros estamos aquí para ellos y cuando nos vean en las patrullas y con los uniformes, se sientan con confianza, nos saluden y no duden en marcar 911 cuando nos necesiten”, señaló Zuno.

La policía comunitaria también repartió helados en las calles Barron, Dumbarton y el Sienna Youth Center.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mantente conectado

943FansLike
1,626FollowersFollow
232FollowersFollow
124SubscribersSubscribe

Últimos artículos

Español de México