72.5 F
Redwood City
lunes, julio 22, 2024
spot_img

Bullying: una batalla a vencer desde la infancia con educación

«La ignorancia es la madre de la maldad y de todos los vicios» 
‒ Galileo Galilei

Alumnos de Casa Círculo Cultural reflexionan sobre la diversidad e igualdad entre las personas.

El bullying se ha convertido en un verdadero problema para miles de niños y jóvenes y sus padres en el país, el condado de San Mateo no es la excepción, pues pese a que existen maneras de denunciar de forma anónima, por más talleres y pláticas, el peligroso fenómeno persiste y se ha convertido en una batalla a vencer desde la infancia, una que solo es posible ganar a través de la educación, el respeto, la tolerancia y el amor. 

Apenas en junio de 2022, Lorena Segovia, residente en Redwood City e integrante del Taller de periodismo comunitario de Península 360 Press, denunció a través de este medio que su hija fue agredida y víctima de bullying desde el kínder.

Destacó que, en enero del año pasado, su hija nuevamente fue víctima de acoso escolar dentro del McKinley Institute of Technology, perteneciente al Redwood City School District.

«Yo pensé que, por obligación, todas las escuelas del distrito debían tener cámaras de seguridad y circuitos cerrados de TV para identificar cualquier problema de “bullying”, fenómeno que es más frecuente en las últimas generaciones», dijo.

«Su hija fue tocada indebidamente», le informó el doctor que atendió a su niña después del incidente. Lorena no lo supo hasta entonces, sabía que un estudiante había forcejeado y empujado a su hija, pero no dónde la había tocado. «Mi hija señala la parte del pecho, por lo que el doctor concluye que fue un ataque de índole sexual».

Lorena dijo que se puso en contacto inmediatamente con las autoridades del McKinley Institute of Technology, pero estas se negaron a proporcionar las grabaciones de las cámaras de seguridad que se encuentran en la escuela; el personal atribuye la negativa ante la falta de mantenimiento del circuito cerrado; sin embargo, adicionalmente, el personal de vigilancia no es suficiente al interior de las escuelas. 

«No se hace nada para intentar solucionarlo… es preocupante, las cámaras están de adorno, y sospecho que las cámaras de seguridad sí se encontraban en funcionamiento cuando mi hija fue víctima de acoso. ¿Cómo puede una madre o padre de familia comprobar su funcionamiento si no se obtiene respuesta de las autoridades responsables?», destacó.

«Mi hija se sintió abandonada. Y es que, además, la escuela se ve imposibilitada para identificar los problemas emocionales de los estudiantes, lo que crea un ambiente de inestabilidad durante el aprendizaje», agregó.

La Junta de Educación del Condado de San Mateo cree que todos los estudiantes tienen derecho a un ambiente de aprendizaje seguro, ordenado, afectuoso y equitativo que promueva el logro académico, la conexión escolar y la participación significativa de todos los estudiantes. 

Mientras que el documento con la Política de la Oficina de Educación del Condado de San Mateo, afirma el derecho de todos los estudiantes, personal y padres/tutores a estar libres de acoso o cualquier actividad que degrade las cualidades únicas de un individuo o asociación con una persona o un grupo con una o más características protegidas reales o percibidas, para incluir el estado parental, familiar o marital de los estudiantes, ascendencia, color, raza, género, identidad de género, expresión de género, etnicidad, edad, cultura, herencia, sexualidad, atributos físicos/mentales/intelectuales, o creencias y prácticas religiosas. 

Este derecho, señaló la Junta, se aplica a todos los actos relacionados con la actividad escolar o la asistencia a la escuela dentro de una escuela bajo la jurisdicción del Superintendente, mientras que el personal escolar tomará medidas inmediatas para intervenir cuando sea seguro hacerlo y cuando sea testigo de un acto de discriminación, acoso, intimidación o matonismo. Sin embargo, eso no parece ser tan real en todos los casos.

Cabe destacar que «la Junta de Educación del Condado de San Mateo prohíbe expresamente la discriminación, intimidación, acoso, intimidación cibernética o acoso de cualquier estudiante o empleado por cualquier empleado, estudiante u otra persona en cualquier campus escolar o en cualquier actividad escolar ya sea dentro o fuera del campus». 

Sin embargo, la Junta reconoció que la intimidación y el acoso son incendiarios para aquellos que son víctimas de tales actos y pone en peligro la seguridad y el bienestar de los estudiantes y el personal, por lo que autoriza al personal a disciplinar a los estudiantes involucrados en tales actos, incluyendo asesoramiento, suspensiones y recomendación de expulsión según lo permitido por el Código de Educación de California.

«La Junta de Educación del Condado de San Mateo espera que los estudiantes y empleados se comporten de acuerdo con sus niveles de desarrollo, madurez, y capacidades demostradas con una consideración apropiada por los derechos y bienestar de otros estudiantes y personal escolar», refiere el documento que si bien es correcto, no se conoce y no se desarrolla tal cual.

En diciembre de 2019, un padre de una estudiante de la Escuela Roosevelt demandó al Distrito Escolar de Redwood City, alegando que los administradores estaban al tanto de un problema continuo de intimidación que culminó con el ataque de su hija durante el almuerzo.

De acuerdo con la demanda, presentada el 20 de diciembre en el Tribunal Superior del Condado de San Mateo, el problema entre la menor y su presunto acosador se había prolongado desde el sexto grado, razón por la cual se contactó repetidamente a la directora Tina Mercer para solucionar el problema.

Sin embargo, Mercer supuestamente no hizo nada con respecto a las quejas de los padres, y el presunto acosador le dijo en enero que estaba enojada con la niña y que iba a «golpearla en el trasero», dice la demanda.

En ese sentido, Mercer no les dijo a los padres de la presunta víctima ni les advirtió a los maestros sobre el próximo ataque, afirma la demanda. La directora tampoco investigó el problema ni sancionó al presunto acosador, sostiene además la demanda.

Diversos comentarios por padres de familia en redes sociales advierten del acoso que han sufrido sus hijos, sin embargo, destacan que directores y personal solo buscan la confrontación de los alumnos y no dan solución a las problemáticas, por lo que la única salida que ven es el cambiarlos de escuela.

El Distrito Escolar de Redwood City señala en su página web que las quejas que alegan discriminación, acoso, intimidación o bullying, deben ser presentadas dentro de los seis meses a partir de la fecha en que ocurrió el incidente, o de la fecha en que el demandante tuvo conocimiento por primera vez de los hechos a menos que el tiempo de presentación sea extendido por el superintendente o su designado.

Dijo que las quejas se investigarán y se enviará una decisión o informe por escrito al demandante en un plazo de sesenta días a partir de la recepción de la queja y que el plazo podrá prorrogarse por acuerdo escrito del denunciante, y el demandante tiene derecho a apelar la decisión por escrito dentro de los primeros 15 días del resultado, misma que debe ir acompañada de una copia de la queja originalmente presentada y una copia de la decisión.

Sin duda alguna, el fenómeno avanza y una manera de poner un freno a la situación, es la educación, una que inicia desde la infancia y los primeros años escolares, donde los pequeños pueden identificar y frenar actitudes negativas entre la comunidad escolar, para ello, el condado lanzó «¡Respeto! 24/7».

¡Respeto! 24/7 es una iniciativa anti-bullying que brinda desarrollo profesional y recursos para maestros y administradores para crear entornos de aprendizaje seguros, afectuosos y equitativos. La iniciativa aborda cuestiones como el acoso cibernético, la voz de los jóvenes, la ciudadanía digital, las tasas desproporcionadas de suspensión y expulsión, la identidad de género y LGBTQ, la prevención del suicidio y la salud mental de los jóvenes.

La acción se realizó después de que un informe del Gran Jurado del Condado de San Mateo hiciera un llamado a los distritos escolares para que actualizaran sus políticas contra el acoso escolar y fueran más integrales y consistentes. 

Debemos recordar que los estudiantes que son objeto de intimidación, burlas y otras amenazas corren el riesgo de sufrir daños a largo plazo en su salud mental, autoestima y éxito académico. Al fomentar un clima escolar positivo, un sentido de pertenencia y el aprendizaje socioemocional, las escuelas pueden disminuir el ausentismo, las suspensiones, el abuso de sustancias y el acoso de los estudiantes, al mismo tiempo que aumentan el rendimiento académico, la motivación para aprender y el bienestar psicológico de los estudiantes.

Con información de Daily Post.

Bullying: una batalla a vencer desde la infancia con educación

This publication was supported in whole or in part by funding provided by the State of California, administered by the California State Library.

Te puede interesar: Primo del cofundador de Black Lives Matter muere tras encuentro con policía de Los Ángeles

Pamela Cruz
Pamela Cruz
Jefa de Redacción de Península 360 Press. Comunicóloga de profesión, pero periodista y escritora por convicción, con más de 10 años de experiencia en medios. Especializada en periodismo médico y científico por Harvard y ganadora de la beca International Visitors Leadership Program del gobierno de EE. UU.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mantente conectado

951FansLike
2,114FollowersFollow
607FollowersFollow
241SubscribersSubscribe

Últimos artículos

en_US