68.4 F
Redwood City
lunes, mayo 20, 2024
spot_img

La invisibilidad de los asiáticos en América

Cuatro de cada cinco estadounidenses de origen asiático sienten que no pertenecen a los EE. UU., y más de la mitad dicen que se sienten inseguros en las calles.

La invisibilidad de los asiáticos en América
Activistas de la AAPI en una concentración el 6 de junio de 2022 en Washington DC. (Fotografía de Sunita Sohrabji, vía Ethnic Media Services)

Por Sunita Sohrabji. Ethnic Media Services.

STANFORD, California — La comunidad asiático-estadounidense es una de las más antiguas de los EE. UU., pero muchos estadounidenses todavía la consideran «extranjera».

«La discriminación siempre nos ha moldeado. Siempre hemos sido el peligro amarillo, o el peligro oscuro que amenaza la existencia misma de América. Existe el mito de que siempre seremos extranjeros», dijo el Dr. Russell Jeung, cofundador del portal web Stop AAPI Hate y profesor de estudios asiático-estadounidenses en la Universidad Estatal de San Francisco.

Jeung habló en un panel de discusión el 16 de mayo aquí sobre la identidad asiático-estadounidense. El presentador de noticias de KPIX, Ryan Yamamoto, moderó la discusión, que incluyó a los oradores Neil Ruiz, director de nuevas iniciativas de investigación del Pew Research Center; Dr. Malathi Srinivasan, Profesor Clínico de Medicina en la Universidad de Stanford; y el Dr. Richard Pan, un pediatra que sirvió en el Senado del estado de California durante siete años.

La discusión, organizada por el Centro de Stanford para la Investigación y Educación en Salud Asiática en asociación con el Foro de Personal Asiático de Stanford y la Asociación de Periodistas Asiáticos Americanos, San Francisco, se presentó inmediatamente después de una encuesta de varios años de asiáticos estadounidenses, publicada por Pew Centro de Investigaciones 8 de mayo.

El Centro de Stanford para la Investigación y Educación en Salud Asiática organizó el 16 de mayo una mesa redonda sobre la identidad asiático-americana. Arriba, de izquierda a derecha: Ryan Yamamoto, presentador de noticias de KPIX; Neil Ruiz, Jefe de Nuevas Iniciativas de Investigación del Pew Research Center; Dr. Russell Jeung, cofundador del portal web Stop AAPI Hate. Abajo, de izquierda a derecha: El Dr. Richard Pan, pediatra que fue senador por el estado de California durante siete años; y la Dra. Malathi Srinivasan, catedrática de Medicina Clínica de la Universidad de Stanford. (Captura de pantalla ampliada vía Ehnic Media Services).

¿Quién pertenece aquí?

Otro informe publicado el 4 de mayo por The Asian American Foundation encontró que 4 de cada 5 asiático-estadounidenses sienten que no pertenecen. Más de la mitad dice sentirse inseguro, especialmente en las calles. «Es sorprendente ver que más de uno de cada cuatro estadounidenses todavía piensa que los estadounidenses de origen asiático son más leales a su país de origen. Estas percepciones erróneas desafortunadas y duraderas erosionan nuestro sentido de pertenencia y seguridad como AAPI», dijo Norman Chen, director ejecutivo de TAAF, en una introducción al informe.

A principios del siglo XX, se asoció a los asiáticos con la introducción de la viruela, la malaria y la lepra en los EE. UU., lo que condujo a la Ley de exclusión china de 1882 y la Ley de exclusión asiática de 1924. A los asiáticos se les prohibió ingresar a los EE. UU. y la población ya aquí se le prohibió comprar terrenos, similar a tres proyectos de ley actualmente pendientes en la Legislatura del estado de Texas.

Separación de China y los estadounidenses de origen chino

«La historia se está repitiendo. Sabíamos que, a medida que se acercaba el Covid, se culparía a los estadounidenses de origen asiático», dijo Jeung, quien fundó Stop AAPI Hate en abril de 2020, con los cofundadores Manjusha Kulkarni y Cynthia Choi. Desde su creación, el portal ha registrado más de 11 mil actos de violencia de odio contra AAPI.

En respuesta a una pregunta de EMS, Jeung dijo que las personas que creen que China es la mayor amenaza para EE. UU. también creen que los estadounidenses de origen chino son una amenaza. «Está bien criticar la política de China, pero tenemos que separar a China de los estadounidenses de origen chino», dijo Jeung.

Hallazgos del estudio Pew

Ruiz expuso los hallazgos del estudio Pew, la encuesta más grande jamás realizada de AAPI. Se enviaron cuestionarios a más de 268 mil personas y se completaron 7 mil 6 entrevistas.

Algunos hallazgos clave con respecto a la identidad propia:

Aproximadamente la mitad ‒52 por ciento‒ de los adultos asiáticos dicen que se describen a sí mismos con mayor frecuencia por su origen étnico, ya sea solo ‒26 por ciento‒, como japonés o coreano, o en combinación con estadounidense ‒25 por ciento‒, como vietnamita estadounidense.

El 28 por ciento se describe a sí mismo como asiático, ya sea solo ‒12 por ciento‒ o como asiático-americano ‒16 por ciento‒.

Solo el 10 por ciento se describe a sí mismo como estadounidense.

El 41 por ciento de los indios usa solo su identidad étnica, sin agregar estadounidense. Los estadounidenses de origen japonés son los menos propensos a identificarse solo por etnia.

Casi un tercio de los estadounidenses de origen asiático de tercera generación se identifican simplemente como estadounidenses.

Más de la mitad de los estadounidenses de origen asiático dicen que la mayoría de sus amigos son de su mismo grupo étnico. Pero eso cambia con el tiempo. Alrededor del 38 por ciento de los AAPI de segunda generación solo tienen amigos de su etnia.

El 86 por ciento de los estadounidenses de origen asiático dicen que se sienten cómodos con los matrimonios interraciales y casándose fuera de su raza.

Uno de cada 5 adultos asiático-americanos ha ocultado una parte de su identidad a los no asiáticos.

Datos de salud desagregados

Srinivasan discutió la necesidad de datos de salud desagregados para los estadounidenses de origen asiático, y señaló que las diferencias genéticas, los ingresos y las disparidades en el estilo de vida juegan un papel muy importante en la determinación de los resultados de salud. Los asiáticos del sur, por ejemplo, son más propensos a la diabetes y los problemas cardíacos que la población asiático-estadounidense en general, mientras que los estadounidenses de origen chino tienen una mayor tasa de cáncer que la población general. Los vietnamitas estadounidenses tienen la mayor prevalencia de hepatitis B.

Pero dicha información es en gran medida anecdótica, sin datos que la respalden, dijo Srinivasan, y señaló que el proceso por el cual se desagregan los datos de salud de AAPI es complejo y debe equilibrarse con las leyes de privacidad.

Menos del 0.15 por ciento de los fondos de los Institutos Nacionales de Salud se asignan a investigadores que trabajan en estudios específicos de la comunidad AAPI, anotó Srinivasan.

En relación con esto, muchos inmigrantes enfrentan enormes barreras para obtener la atención médica adecuada, incluso para comprender cómo funciona el sistema de atención médica estadounidense y describir sus problemas médicos. «Necesitamos capacitar mejor a nuestros médicos y también capacitar a nuestros pacientes sobre cómo solicitar o exigir una mejor atención médica», dijo Srinivasan.

«¿Dónde están los asiático-americanos?»

Pan se hizo eco de los comentarios de Srinivasan y señaló que solo alrededor del 3 por ciento de los artículos publicados en revistas científicas tienen resultados para los AAPI. «¿Dónde están los asiático-americanos? ¿Y por qué no lo denuncias?» a menudo les pregunta a sus colegas, quienes dicen que los números son demasiado pequeños para ser significativos.

«Tenemos que hacer frente a los NIH ya los investigadores para informar los resultados de las AAPI. Si no nos mencionan, no podemos hacer cambios», dijo Pan.

El pediatra señaló que los estadounidenses de origen asiático están sobrerrepresentados en los niveles más bajos de atención médica, pero rara vez son los que toman las decisiones o los roles de liderazgo. «A medida que subes, desaparecemos», señaló. «No estamos en la sala de juntas. Y eso tiene que cambiar».

«Cambiar ese acento»

Tanto Pan como Yamamoto hablaron sobre la discriminación lingüística que enfrentaron personalmente. Cuando Pan era pequeño, sus padres hablaban principalmente mandarín en casa; lo pusieron en educación especial debido a sus pobres conocimientos de inglés. «Entonces, a partir de entonces, me negué a hablar mandarín», dijo.

Yamamoto, cuya familia pasó un tiempo en campos de internamiento, dijo que su carrera como periodista lo ha llevado por los EE. UU. «A veces, yo era la única persona que se parecía a mí en la sala de redacción, pero los espectadores lo aceptaban».

«Pero un editor me hizo a un lado un día y me dijo: “Ryan, vas a tener una gran carrera en el periodismo, pero necesitas trabajar en ese acento”».

Yamamoto, nacido en Estados Unidos, dijo que estaba muy molesto por el incidente. «No hablo japonés. Mis padres no hablan japonés. El idioma japonés se perdió para muchos estadounidenses después de la Segunda Guerra Mundial».

«Mi abuela le decía a mi padre que nunca hablara japonés por lo que podía pasar si nos escuchaban pronunciar una sola palabra. Así que no hablamos japonés», dijo.

Te puede interesar: Comunidad transgénero en EE.UU. enfrenta guerra cultural y política

Península 360 Press
Península 360 Presshttps://peninsula360press.com
Estudio de comunicación digital transcultural

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mantente conectado

951FansLike
2,114FollowersFollow
607FollowersFollow
241SubscribersSubscribe

Últimos artículos

en_US