52.8 F
Redwood City
domingo, diciembre 4, 2022

Newsom nomina a latina para ser juez de la Corte Suprema de California

latina para ser juez de la Corte Suprema de California

Por Nigel Duara. CalMatters.

En un estado que no tiene muchas latinas sentadas en el estrado judicial o discutiendo casos ante él, Patricia Guerrero haría historia como presidenta del tribunal supremo de California.

El gobernador Gavin Newsom nominó el miércoles a Guerrero, de 50 años, como presidente del Tribunal Supremo de California. Guerrero, que ya era la primera latina del tribunal superior después de su juramento en marzo, también sería la primera presidenta del tribunal latina.

Guerrero, exabogada en la práctica privada, también fue fiscal federal antes de convertirse en jueza en el Tribunal Superior del Condado de San Diego y, en 2017, se convirtió en jueza de apelaciones en el Tribunal de Apelaciones del Cuarto Distrito de California. Creció en el Valle Imperial, sus padres eran inmigrantes de México y se graduaron de la Facultad de Derecho de Stanford.

Newsom la llamó «una jurista muy respetada con un intelecto formidable y un dominio de la ley». Una colega en su audiencia de confirmación del Cuarto Distrito en 2017 recordó cómo terminó un escrito en camino a dar a luz a su hijo y coordinó la presentación del escrito horas después.

Juan Esparza Loera, editor del periódico en español Vida en el Valle de Fresno, dijo que estaba sorprendido por la nominación de Guerrero a presidente del Tribunal Supremo tan pronto después de que ella prestó juramento. Pero está feliz de poder escribir sobre otra «primera vez en la historia».

«Llevo aquí 32 años y me sorprende que, incluso en el año 2022, sigo escribiendo sobre primicias para los latinos», dijo Loera. «Seré feliz cuando empiece a escribir sobre segundos y tercios».

Los números en 2022 siguen siendo sombríos para los latinos en general en el poder judicial de California. Más del 62 por ciento de todos los jueces de los tribunales de primera instancia son blancos, al igual que más del 70 por ciento de los jueces de los tribunales de apelación.

Los latinos, por el contrario, representan solo el 12 por ciento de los jueces de los tribunales de primera instancia y el 7 por ciento de los jueces de los tribunales de apelación, aunque constituyen el 39 por ciento del estado.

No es un problema nuevo. Una serie de CalMatters del año pasado encontró una subrepresentación significativa en muchos tribunales de condado, y en cuatro condados de California sin jueces de tribunales superiores latinos, a pesar de que la población de los condados era mayoritariamente latina.

La raza por sí sola, por supuesto, no dicta cómo alguien fallará en los casos. Los resultados de los estudios que intentan descifrar el vínculo entre la raza o el origen étnico y la conducta judicial han sido mixtos.

Un estudio de Yale encontró que tener jueces afrodescendientes hizo que los jueces blancos se adhirieran más a la equidad de sentencia tanto para los acusados ​​afrodescendientes como para los blancos. Los investigadores de la Facultad de Derecho de Cornell descubrieron que los jueces, como todos los demás, tienen prejuicios implícitos que pueden afectar sus fallos.

Y en un estudio comparativo de 2012 de jueces blancos y jueces de color, un profesor de derecho de la Universidad de Northwestern encontró que los jueces blancos eran particularmente más propensos a desestimar los casos que involucraban a demandantes de color que aquellos que involucraban a demandantes blancos.

Pero la forma en que los jueces individuales fallan en casos específicos importa menos que la percepción de la justicia, señaló Helen Torres, directora ejecutiva de Hispanas Organizados por la Igualdad Política.

Un estudio de 2016 en Texas sobre las actitudes de los latinos hacia la justicia después del nombramiento de Sonia Sotomayor para la Corte Suprema de los EE. UU. encontró que los latinos estaban más conscientes y aprobaban más la corte después de su nombramiento.

«Tenían más confianza en el poder judicial», subrayó Torres. «Genera confianza en el sistema que te representa».

Al tratar de leer las hojas de té sobre el próximo presidente del Tribunal Supremo, los handicappers miran la historia de elevar a los jueces en ejercicio versus elegir a alguien completamente nuevo.

Newsom aparentemente dividió la diferencia, nominando a un juez en funciones que acaba de ser elevado a la Corte Suprema en marzo.

David A. Carrillo, director ejecutivo del Centro de Constitución de California de Berkeley Law, refirió en un correo electrónico que la diversificación de la corte se convirtió por primera vez en una prioridad bajo el exgobernador Jerry Brown en la década de 1970.

«Hacerlo es crucial tanto para la percepción como para la realidad de que quienes administran justicia reflejan la diversidad del estado», escribió Carrillo. «El juez en mi caso no tiene que parecerse a mí, pero no debería ser cierto que no haya jueces que se parezcan a mí».

Guerrero acumuló el apoyo público inmediato del presidente del Comité Judicial del Senado estatal, Tom Umberg, y del presidente de la Asamblea, Anthony Rendon.

Guerrero asumiría un trabajo tanto judicial como administrativo, dijo Natasha Minsker, asesora de políticas de Smart Justice California, que aboga por políticas que espera disminuyan la dependencia del encarcelamiento. Sería efectivamente la jefa de la tercera rama del gobierno, y sus decisiones tendrían consecuencias de largo alcance.

Minsker señaló a Tani Cantil-Sakauye, la presidenta del Tribunal Supremo en funciones, quien el mes pasado anunció su plan de retirarse en enero. Cantil-Sakauye fue responsable de las órdenes judiciales que cerraron las salas de audiencias durante el inicio de la pandemia e instituyeron una fianza de cero dólares para algunos delitos menores.

«Tenía una conciencia particular de lo difícil que es el sistema legal para las personas sin recursos», precisó Minsker. «Los ricos tienen abogados elegantes y obtienen justicia. Cantil-Sakauye trató de hacer algo para abordar eso».

Loera, la editora de Vida en el Valle, recordó que uno de los primeros jueces latinos en el Valle Central, Armando Rodríguez, regresó de la Segunda Guerra Mundial y obtuvo una licenciatura en derecho, pero descubrió que nadie en Fresno le alquilaría un espacio de oficina. Tuvo que buscar a más de 20 millas de distancia, en Madera.

«Cuando algún segmento de la comunidad siente que está siendo ignorado, no tiene confianza en el sistema», precisó Loera. «Tal vez los tribunales estén fallando correctamente el 99 por ciento de las veces, pero es esa percepción la que afecta la forma en que las personas ven el sistema».

Sentirse parte del sistema requiere que el sistema se parezca a usted, explicó Torres.

«No queremos quedarnos con lo primero, de nada», expresó Torres. «Muchas de nuestras mujeres son las primeras de: la primera en un consejo municipal, la primera en una junta reguladora, la primera presidenta del Tribunal Supremo».

«Queremos celebrar estas novedades, pero asegurarnos de que no sean las últimas».

Newsom también nominó a la jueza de la Corte Superior del Condado de Alameda, Kelli Evans, para ser jueza asociada en la Corte Suprema, para llenar la vacante esperada creada por el ascenso de Guerrero a presidente del Tribunal Supremo.

Evans, de 53 años, de Oakland, fue criada por su abuela en una vivienda pública y luego asistió a Stanford y se graduó de la Facultad de Derecho de UC Davis. Exabogada de derechos civiles y abogada de la división civil del Departamento de Justicia de EE. UU., también fue asistente especial del fiscal general en el Departamento de Justicia de California de 2017 a 2019.

Luego se convirtió en la subsecretaria principal de asuntos legales de Newsom. Entre sus influencias allí, según la oficina del gobernador: ayudar a dar forma a la moratoria de Newsom sobre la pena capital.

Minsker, de Smart Justice California, calificó la nominación de Evans como «un gran problema».

«Ella podría ser la única futura jueza de la Corte Suprema que tiene experiencia directa trabajando en casos de uso de la fuerza policial», dijo Minsker. «Necesitamos una Corte Suprema de California para contrarrestar lo que está sucediendo en la Corte Suprema de los Estados Unidos, si realmente queremos proteger nuestros derechos».

Ambos candidatos deben ser confirmados por la Comisión de Designaciones Judiciales, y se les pedirá a los votantes de California en noviembre que confirmen a Guerrero por un período de 12 años.

Podrán encontrar la nota original dando click aquí.

Te puede interesar: Fiscal de SF presenta moción contra empresa por presunta estafa a migrantes

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mantente conectado

951FansLike
1,652FollowersFollow
281FollowersFollow
138SubscribersSubscribe

Últimos artículos

Español de México