48.5 F
Redwood City
viernes, febrero 23, 2024
spot_img

Sin la familia

«En esta vida hay obstáculos, sí, pero nada es imposible, se trata de luchar día a día», Edwin Vásquez Sabán

Por Misikir Melaku.

Imagina vivir en un lugar donde no conoces el idioma, la gente, las costumbres, nada. Rodeado de lo desconocido. Esta es la realidad de Edwin Vásquez Sabán. 

Como muchos inmigrantes, Edwin vino a este país «para salir adelante», tener un futuro mejor, ayudar a su familia y darles lo que él nunca tuvo. 

A sus 19 años sería considerado un nuevo adulto en Estados Unidos, pero en su ciudad natal, San Juan Sacatepéquez, Guatemala, empezó a serlo cuando conducía a los 14 años: «trabajaba medio día y medio día estudiaba». Hacía todo para ayudar a sus ocho familiares, incluyendo a una hermana de siete años. 

Dejarlos fue la parte más difícil de todo. Sin embargo, dice, «en esta vida hay obstáculos, sí, pero nada es imposible, se trata de luchar día a día». Este es el consejo que sigue y utiliza para guiar su vida en Estados Unidos.

Llegó a la unión americana hace apenas siete meses, vive con un tío y un primo en Redwood City. Trabaja en un centro cultural cercano, Casa Círculo Cultural, en el departamento de artes visuales. En este momento, pasa sus días creando alebrijes para la próxima celebración anual del Día de los Muertos, en la Plaza del Palacio de Justicia de la ciudad. El tema es “animales que hacen música”, y describe un piano impresionante que acaban de hacer con cara de ballena en el frente, piernas de elefante, decorado con grillos y pintado de colores vibrantes. 

Al pensar en su infancia y esta festividad, Edwin recuerda con cariño la tradición anual de su familia en Guatemala: ir al cementerio y honrar a los muertos. Por ejemplo, dejaba flores y comida como calabaza o maíz junto con el agua o el refresco en la tumba de su abuela. Este año participa en la festividad de una manera diferente, al contribuir al Día de los Muertos en su trabajo, ayudando a abrir un camino para que otros celebren en Estados Unidos.

Después de su familia, Edwin extraña la comida con la que creció. Simplemente dice que «la tortilla acá tiene un aroma que no me gusta». Extraña el pinol, el caldo y el pipián, alimentos que se sirven en diferentes eventos y celebraciones en su casa. Una de ellas, es el cumpleaños de su madre, el cual será dentro de unos días, y que lamenta perderse por primera vez. 

A Edwin le es difícil estar lejos de su familia, pero al mismo tiempo está aquí para ella, esto es algo con lo que lucha. 

Al haber estado aquí en Estados Unidos por «tan poco tiempo», Edwin tiene dificultades para decir mucho sobre su relación con la cultura estadounidense, pero espera aprender inglés para tener más oportunidades.

Si bien pronto celebrará el Día de Acción de Gracias y la Navidad en Redwood City con su tío y su primo, al mismo tiempo, le gustaría mantener y compartir su cultura a través de la comida en casa, celebraciones en la iglesia y conversaciones con otros, para no perder sus «raíces guatemaltecas».

Te puede interesar: Como un árbol

Península 360 Press
Península 360 Presshttps://peninsula360press.com
Estudio de comunicación digital transcultural

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mantente conectado

951FansLike
2,114FollowersFollow
607FollowersFollow
241SubscribersSubscribe

Últimos artículos

en_US