55.3 F
Redwood City
miércoles, octubre 5, 2022

Miedos infundados limitan vacunación contra COVID-19 en menores de zonas rurales de California

Escucha la nota de voz de Constanza Mazzotti

Han pasado más de dos años desde que la pandemia por el virus SARS-CoV-2 inició en EE.UU., mismo que se ha detectado en casi 5.7 millones de niños infectados por todo el país. El «estado dorado» no es la excepción, sobre todo cuando miedos infundados limitan vacunación contra COVID-19 en menores de edad de zonas rurales de California. 

Actualmente, las vacunas se han vuelto la herramienta más eficaz para luchar contra la enfermedad, prevenir casos graves, hospitalizaciones y la muerte. Tanto la vacuna de Pfizer-BioNTech como la de Moderna, están disponibles para personas mayores a seis meses de edad y han sido calificadas como totalmente seguras por las autoridades sanitarias del país.

Pese a ello y a que California es uno de los estados que más rápido ha puesto a disposición, para todos aquellos mayores de seis meses, las vacunas que protegen contra el virus SARS-CoV-2, también es donde prevalecen miedos infundados que limitan la seguridad de los más vulnerables en el hogar.

Teorías de conspiración como la intención de desaparecer a las personas, incapacidad para conectarse espiritualmente y fallos en el corazón o los pulmones, circulan en todo el mundo a través de redes sociales, aplicaciones de mensajería y plataformas de streaming, entre otros medios, desde la creación de la vacuna. 

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), las vacunas salvan entre 2 y 3 millones de vidas infantiles cada año. A pesar de esto, el miedo de algunos padres de familia de que sus hijos reciban la inoculación continúa debido a los mitos que circulan entre las comunidades.

Estas son algunas de sus historias y miedos

Es mediodía del domingo 15 de mayo de 2022. Una alegre familia originaria de Oaxaca, México, se sienta junta en el parque Rohner Park para festejar el cumpleaños número cinco de una de sus integrantes más jóvenes. Despreocupados, celebran con el platillo de pozole Oaxaqueño que ofrecen con orgullo a quien se les acerque.

Miedos infundados limitan vacunación contra COVID-19 en menores
Foto: Manuel Ortiz P360P

Globos azules con naranja y decoraciones de la película infantil animada «Encanto» adornan los árboles junto a la mesa de la familia de campesinos oaxaqueños que cuentan a P360P que la COVID-19 simplemente no existe.

«Es mi mentalidad contra el mundo entero, pero pues yo la verdad hasta cierto punto siento que todo esto [del COVID-19] es una falsedad», nos dice una integrante de la familia y habitante del condado de Fortuna, locación al norte del Área de la Bahía en California.

De esta familia, solamente un integrante ha recibido la inoculación, pero la madre y sus hijos se niegan a hacerlo.

Foto: Manuel Ortiz P360P

Una de las principales razones para no vacunarse,  según habitantes de Fortuna, es que pese a la inoculación, de todas formas corren el riesgo de enfermarse. 

A dicho razonamiento, se suman otros mitos en torno a los efectos secundarios que la vacuna contra COVID-19 puede provocar, tal es el caso de infertilidad e infección al corazón y pulmones. Sin embargo, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) han señalado que eso es falso.

Los jóvenes de la familia, que se informan a través del internet y por medio de sus compañeros de la escuela, se niegan a recibir la vacuna, decisión apoyada por sus padres quienes creen que sus hijos están informados, ya que hablan inglés y tienen acceso a distintas herramientas de comunicación a las cuales ellos no. 

«Lo que ellos (nuestros hijos) nos comentan, es que han escuchado que debido a la vacuna “no van a poder tener hijos” o que se pueden enfermar del corazón, y que pueden morir cierto tiempo después de que se la ponen», señala esta madre oaxaqueña.

Los tres mitos más escuchados
en comunidades rurales de California son:
1. Infección al corazón
2. Infección a pulmones
3. Infertilidad

Las creencias religiosas y espirituales también son parte de los factores que influyen en la mentalidad de los habitantes para aceptar o no la inoculación. 

«Puede bloquear su capacidad para conectarse con espíritus para meditar. Escuché que también afectará la capacidad de una persona para poder conectarse espiritualmente», son algunas de las creencias que se escuchan por parte de la comunidad.

Según la Academia Estadounidense de Pediatría ‒AAP, por sus siglas en inglés‒, sólo el 29 por ciento de los niños de 5 a 11 años y el 59 por ciento de los adolescentes de 12 a 17 años en el país, estaban completamente vacunados a principios de junio, lo que permite que la enfermedad avance y afecte a los más vulnerables del hogar.

Cabe destacar que los CDC también han informado que son poco frecuentes los casos de miocarditis y pericarditis después de recibir la vacuna contra COVID-19 y que los pacientes con estas condiciones y que recibieron la vacuna respondieron de manera satisfactoria después de la medicación y reposo.

Por otra parte, el miedo provocado por la creencia de que la vacuna contra el virus SARS-CoV-2 provoca la muerte, se ha acrecentado debido a redes sociales como Facebook, pues es una de las plataformas consentidas de donde las familias obtienen información. 

No obstante, los CDC han puntualizado que los informes de muerte después de la vacunación son poco frecuentes y que los informes de las reacciones adversas no significan necesariamente que la vacuna haya causado un problema de salud. 

Educar para vivir

A partir de febrero, el mandato de utilizar mascarillas en exteriores fue suspendido debido a la disminución de contagios en EE.UU., mucho de ello, gracias a las vacunas.

A dicho levantamiento, se sumaron escuelas de todo el país.

Para una maestra del condado de Fortuna, el educar sobre la importancia de la vacunación para proteger la vida, no ha sido fácil, pese a que la escuela en la que labora decidió continuar con el mandato del uso de cubrebocas, con el fin de proteger a sus estudiantes, profesores y trabajadores.

La decisión de la escuela por mantener el uso de mascarillas no afectaba a los estudiantes. Sin embargo, diversas quejas por parte de padres de familia orillaron a la escuela a quitar dicha regla.

Esta maestra contó a P360P que uno de sus estudiantes tenía síntomas por COVID-19 por lo que le pidió que usara su cubrebocas diciéndole: «bueno, sabes que es porque nos preocuparnos por las personas que están a tu lado, porque no quieres que se enfermen como tú», lo que provocó que la madre del menor se quejara en las oficinas del director. Días después del suceso, los estudiantes que estuvieron cerca de él, comenzaron a presentar síntomas.

Desde su percepción, la maestra precisó que las comunidades de color son más renunentes en cuanto a la vacunación y el uso de cubrebocas, pues señala «hay una gran desconfianza hacia los servicios médicos y el gobierno por agresiones pasadas. Nuestro gobierno tiene en su historial haber lastimado a esas poblaciones».

Los CDC recomiendan que todas las personas a partir de los 6 meses de edad se vacunen contra el COVID-19 y que todas las personas de 5 años de edad o más reciban las dosis de refuerzo, cuando sean elegibles. 

Si usted o alguien de su familia tiene dudas sobre la vacuna, acuda a su pediatra o médico de confianza para que él pueda resolverlas. Además existe información en diversos idiomas por parte de los CDC que pueden ayudarle.

Te puede interesar: Chips o infertilidad, mitos de vacuna COVID-19 aún vigentes entre comunidad latina de Redwood City

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mantente conectado

951FansLike
1,652FollowersFollow
272FollowersFollow
138SubscribersSubscribe

Últimos artículos

Español de México