56.5 F
Redwood City
miércoles, abril 24, 2024
spot_img

Votantes de California intentaron enviar un mensaje a Biden sobre el alto el fuego en Gaza

Votantes de California intentaron enviar un mensaje a Biden sobre el alto el fuego en Gaza
Los líderes de California del comité de acción política del Consejo de Relaciones Estadounidenses-Islámicas pidieron a los votantes de California demócratas que dejen la carrera presidencial en blanco y se aseguren de votar en otras contiendas. Se alentó a otros votantes a votar por la demócrata Marianne Williamson, y a algunos se les dijo que votaran por el candidato del partido Paz y Libertad, Cornel West, quienes apoyan un alto el fuego.

Escucha esta nota:

 

Por Sameea Kamal. CalMatters

En todo Estados Unidos, el esfuerzo por retener votos del presidente Biden hasta que exija un alto el fuego permanente en Gaza ha causado cierto ruido.

Después de Michigan, donde 13 por ciento de los demócratas votaron “no comprometidos”, 29 por ciento lo hizo en Hawaii, 19 por ciento en Minnesota y 13 por ciento en Carolina del Norte.

En California, más de seis de cada diez votantes probables apoyan un alto el fuego inmediato, y algunas protestas han pedido a la administración Biden que corte la ayuda militar a Israel.

Pero eso no se tradujo plenamente en las urnas. Los esfuerzos en California, donde no había ninguna opción “no comprometida” en la boleta electoral, fueron menos cohesivos que en otros estados, según algunos organizadores comunitarios.

Los líderes de California del comité de acción política del Consejo de Relaciones Estadounidenses-Islámicas pidieron a los votantes demócratas que dejen la carrera presidencial en blanco y se aseguren de votar en otras contiendas. Se alentó a otros votantes a votar por la demócrata Marianne Williamson, y a algunos se les dijo que votaran por el candidato del partido Paz y Libertad, Cornel West, quienes apoyan un alto el fuego.

“Siempre es más fácil no votar por nadie que votar por alguien como protesta”, señaló Christian Grose, profesor de ciencias políticas y políticas públicas de la Universidad del Sur de California.

En todo el estado, con más del 80% de los votos proyectados contados hasta el miércoles, Biden obtuvo 89 por ciento de los votos en las primarias presidenciales demócratas. Eso se compara con casi 100 por ciento en 2012, cuando Barack Obama se postuló contra sólo tres candidatos inscritos para un segundo mandato.

El voto de protesta típico en pasadas primarias presidenciales no competitivas en Estados Unidos ha sido de alrededor del 7 por ciento, según el New York Times. Biden aseguró la nominación del partido el martes después de las primarias en otros estados.

Pero el equivalente del voto “no comprometido” en California es más difícil de rastrear.

Los condados informan los resultados de manera diferente. Por ejemplo, no todos los condados publican “votos insuficientes”: boletas con la contienda en blanco, y algunos no publican el número total de votos por escrito de inmediato. Eso incluye condados con grandes poblaciones árabes, del sur de Asia o musulmanas en general, como el condado de San Diego. Y no todos los votos en blanco, o votos a favor de Williamson, fueron a favor de un alto el fuego.

Arbazz Mohammed, cofundador de Muslim Visionaries, un grupo organizador comunitario con sede en Inland Empire, dijo que las reglas electorales de los partidos pueden dificultar que los votantes opten por opciones menos convencionales.

Lo que se puede deducir de las cifras hasta ahora: en 39 condados para los que había datos disponibles, más de 160 mil votantes dejaron la contienda en blanco de más de 3.1 millones de votos en las primarias demócratas. Otros 100 mil votaron por Williamson o un candidato por escrito.

Un camino cuesta arriba para los votos de protesta

Que los votantes tengan o no una opción “no comprometida” depende de los partidos políticos de cada estado. California es uno de los 25 estados en los que los demócratas no tienen esa opción.

Pero hay otros factores que hacen que un voto de protesta sea un desafío. Sin recursos significativos, es difícil tener éxito en un estado del tamaño de California, dijo Grose.

“Es realmente difícil cubrir las ondas de radio, participar en las redes sociales, realmente hacer que la idea del voto de protesta llame la atención de la gran mayoría del electorado, porque es un estado tan grande”, dijo.

También lleva tiempo difundir ese mensaje, pero las primarias presidenciales de marzo, en lugar de las habituales primarias de junio, lo hicieron difícil.

“California no tuvo tanto tiempo para hacer llegar esta campaña a la mayor cantidad de gente posible”, dijo Hena Zuberi, miembro de la junta directiva de United Path America, un grupo que ahora está trabajando para promover el voto no comprometido en Maryland en sus primarias de mayo. “Así que eso es algo de lo que estamos tratando de aprender… y comenzar temprano aquí”.

Pero el factor más importante podría ser la diversidad de California: ningún grupo racial o étnico constituye la mayoría de la población. Y si bien tiene un mayor número de árabes estadounidenses que Michigan, representan una proporción menor de la población total del estado.

Además de la demografía, también hay cierta diversidad política.

Si bien California es percibida como extremadamente izquierdista y progresista, aparte de algunas excepciones (incluido Bernie Sanders en 2020), el estado casi siempre ha apoyado al candidato demócrata convencional en sus primarias, señaló Grose.

Y aunque una mayoría de votantes probables apoya un alto el fuego, la encuesta del Instituto de Políticas Públicas de California señala que los californianos están más divididos sobre la ayuda militar estadounidense a Israel y la ayuda humanitaria a Gaza.

Parpadeos de impacto

Hubo algunos focos donde más votantes expresaron su descontento.

En el condado de Los Ángeles, alrededor de 15 por ciento de los demócratas no votaron por Biden, según el análisis de CalMatters de los votos contados hasta ahora. En los condados de Sacramento y San Bernardino, el total fue más de 11 por ciento. En los tres condados, casi 100 por ciento de los demócratas votaron por Obama en 2012.

Mohammed, el organizador comunitario, dijo que si bien los votantes sabían que sería difícil cambiar significativamente la carrera presidencial en California, planean centrarse en carreras distritales competitivas en las elecciones generales.

Eso incluye la carrera por el Distrito 41 del Congreso entre el representante republicano Ken Calvert y el demócrata Will Rollins, una de las carreras que podría ser clave para determinar qué partido controla la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

Rollins está a unos 22 mil votos detrás de Calvert en las primarias. Si los demócratas quieren lograr avances en las elecciones generales, Mohammad dice que el partido necesitará negociar con los votantes del distrito, donde hay una creciente comunidad musulmana, que no son todos árabes estadounidenses, pero que comparten una preocupación por la política estadounidense. sobre la guerra de Gaza. Es difícil encontrar cifras exactas, ya que el Censo tiene prohibido preguntar sobre religión. Pero la Sociedad Islámica de Corona Norco, ubicada en el distrito, atiende al menos a 6 mil feligreses.

“Si vamos a votar por Will o no, y eso está sucediendo en muchas otras contiendas, desde el nivel del Congreso hasta el nivel estatal, y también en las contiendas locales”, dijo Mohammed. “Si hay una población decente de musulmanes… y salen a votar, podría perjudicar o ayudar”.

En general, alrededor de seis de cada diez adultos en distritos electorales competitivos apoyan un alto el fuego, según PPIC.

El sábado, el presidente Biden pidió un alto el fuego de seis semanas durante el Ramadán y un intercambio de rehenes y prisioneros, tras su discurso sobre el Estado de la Unión la semana pasada, cuando anunció un nuevo esfuerzo para llevar ayuda humanitaria por mar.

Mientras tanto, para los californianos con familia en Gaza, la organización política continúa con el espectro constante de la crisis humanitaria.

“Uno se siente culpable porque, ya sabe, el dinero de mis contribuyentes y las bombas estadounidenses están matando a mi gente”, dijo Basim Elkarra, director ejecutivo del capítulo de Sacramento y el Valle Central del Consejo de Relaciones Islámicas Estadounidenses. “Es una situación muy, muy difícil, especialmente en Ramadán. El Ramadán acaba de comenzar. Y no puedo ni imaginar lo que mi familia y mi gente están pasando en este momento en el que se mueren de hambre y los niños mueren de desnutrición.

“Es como una pesadilla que no termina”.

Lea la nota en su sitio original dando clic aquí.

Te puede interesar: “Conflicto en Gaza no es religioso ni racial, se trata de una postura fundamentada en valores”: Camilo Pérez Bustillo, director ejecutivo del Gremio Nacional de Abogados

Península 360 Press
Península 360 Presshttps://peninsula360press.com
Estudio de comunicación digital transcultural

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mantente conectado

951FansLike
2,114FollowersFollow
607FollowersFollow
241SubscribersSubscribe

Últimos artículos

en_US