52.8 F
Redwood City
domingo, diciembre 4, 2022

Para vacunados, eliminado en SF uso obligatorio de cubrebocas

cubrebocas en SF

A partir de este 1 de febrero, trabajadores de oficinas en San Francisco, así como miembros de gimnasios y otros grupos de personas pueden quitarse las mascarillas en interiores nuevamente.

Se restablece así la exención de protección facial, vigente antes de la última oleada de Ómicron, informaron autoridades de la ciudad y el condado de esta ciudad.

Precisaron que dada la naturaleza altamente transmisible de esta variante, se establece un requisito adicional: las personas en estos grupos estables deberán estar al día en sus vacunas, incluida la serie primaria y los refuerzos cuando sean elegibles, como la mejor protección contra el virus.

Otras pautas de seguridad de COVID-19 en estos entornos siguen vigentes e incluyen una medida para que otras personas que no cumplan o no puedan cumplir con los requisitos de vacunación, se reúnan con otros grupos, siempre y cuando muestren una prueba negativa y usen una mascarilla.

Entre las nuevas acciones, se incluye el acceso de clientes a «mega eventos» de 500 personas o más, en interiores, siempre y cuando muestren una prueba negativa de COVID-19, o demostrar que cuentan con todas sus dosis de vacunación y refuerzo, de ser elegibles, además de hacer uso de mascarilla.

Otros cambios permiten exenciones religiosas y médicas a los requisitos de vacunación con una prueba negativa de COVID-19, en lugares como restaurantes, bares, gimnasios, centros de acondicionamiento físico y otros lugares en donde se consumen alimentos o bebidas, o donde las personas tienen dificultad para respirar. 

El público debe tener en cuenta que las personas en algunos entornos pueden no estar completamente vacunadas o reforzadas y, por lo tanto, deben usar el buen juicio al asistir a reuniones o eventos, precisó el gobierno local.

El mandato de mascarilla para interiores en San Francisco sigue vigente para la mayoría de los entornos públicos, independientemente del estado de vacunación. 

«A medida de que salgamos de este último aumento y enfrentemos un futuro en el que el COVID-19 permanecerá entre nosotros, San Francisco adoptará un enfoque equilibrado en nuestra respuesta a la enfermedad, al alinearse con los requisitos y pautas estatales en donde podamos hacerlo de manera segura», dijo la oficial de salud, la doctora Susan Philip. 

Las pruebas rápidas de antígeno se pueden realizar un día antes a una entrada a eventos o establecimientos, y las pruebas de laboratorio PCR se pueden realizar dentro de los dos días anteriores a los accesos.

Una foto tomada de una prueba rápida de antígeno autoadministrada ‒como una prueba casera‒ no será prueba aceptable de una prueba negativa, pues se necesitará la verificación del resultado de la prueba por parte de un tercero. 

Para estos eventos y ubicaciones, se puede utilizar un documento impreso o electrónico de la prueba o del laboratorio.

La orden de salud también agregó una definición de «elegible para refuerzo», lo que significa el momento en que una persona califica para recibir una dosis adicional de la vacuna, según las pautas de los Centros para el Control de Enfermedades de Estados Unidos, (CDC, por sus siglas en inglés).

Hasta que una persona sea elegible para un refuerzo, se considera que está «al día» con su vacunación. 

Cabe destacar que el Departamento de Salud Pública de San Francisco (SFDPH, por sus siglas en inglés) recomienda que las personas se vacunen o reciban una dosis de refuerzo lo antes posible, al menos 10 días, pero no más de 30, después de la recuperación de la infección y la interrupción del aislamiento, a menos que un proveedor de atención médica tenga una razón de peso para retrasarlo.

Los cambios adicionales a la orden de salud afectan al personal en entornos de alto riesgo e incluyen el extender la fecha límite un mes ‒del 1 de febrero al 1 de marzo‒ para que el personal en entornos de alto riesgo esté al día con las vacunas, lo que significa recibir una vacuna de refuerzo cuando sea elegible. 

La extensión de la fecha límite se alinea con los requisitos estatales, pero también incluye los requisitos de la orden de salud de SF sobre refuerzos para personas cuyo horario de trabajo regular esté fuera de los entornos de alto riesgo designados, pero que visitan entornos que sí lo son como parte de su trabajo, tal es el caso de oficiales de policía, paramédicos y alguaciles adjuntos que trabajan en las cárceles.

Te puede interesar: «Long COVID»: Experimentar que los síntomas no se van

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mantente conectado

951FansLike
1,652FollowersFollow
281FollowersFollow
138SubscribersSubscribe

Últimos artículos

Español de México